jueves 2 de febrero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
UN CONDENADO Y UN ABSUELTO POR LA MUERTE DE TEJERINA GRECO

Las pruebas confirmaron la versión del chico coimputado

Luciano “Colorado” Barrionuevo cumple una pena de nueve años y seis meses de prisión.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

El 12 de abril pasado, la Cámara Penal de Primera Nominación por unanimidad resolvió condenar a Carlos Luciano “Colorado” Barrionuevo (23) a la pena de nueve años y seis meses de prisión, quien fue imputado por los delitos de “lesiones leves” y “homicidio simple”. Al mismo tiempo, absolvió al adolescente de 17 años que compartía la imputación de “homicidio simple”. La víctima fatal era Marcos Iván Tejerina, quien recibió un puntazo falta el 6 de febrero de 2017 y falleció a la mañana siguiente en el Hospital San Juan Bautista. La escena del crimen fue en su casa de la calle Los Regionales, en el barrio La Tablada, en la zona sur de la Capital.

El debate comenzó el 4 de abril. Ambos acusados optaron por guardar silencio. Sin embargo, por lectura se incorporó un testimonio que el adolescente acusado había dado en la etapa de instrucción. Su amigo “Colorado” Barrionuevo le había pedido que lo acompañara a la Plaza de la Estación a ver a su novia. Cuando llegaron al lugar, después de unos minutos y al no encontrar a la chica, su amigo le pidió que lo acompañara a la vuelta a buscar un chico. No le dijo de quien se trataba; ambos tomaron rumbo por calle La Rioja y continuaron por calle Sarmiento hacia el sur. Llegaron a la casa de Tejerina Greco, quien se encontraba afuera y “Colorado” le dijo” esperame más allá”. El chico se alejó un poco y observó que su amigo y Tejerina Greco estaban discutiendo y en un momento dado, Barrionuevo sacó de su cintura un cuchillo con el cual le pegó un puntazo con su mano izquierda a Tejerina Greco en el cuerpo, sin poder saber dónde lo impactó. El adolescente aclaró luego que él no sabía que Luciano llevaba un cuchillo consigo ni tampoco le dijo lo que iba a hacer. Cuando vio lo que pasó salió corriendo y se fue a su casa.

Los jueces Fernando Esteban, Carlos Roselló y Ramón Porfirio Acuña, en la fundamentación de la sentencia, indicaron que “estos dichos comienzan a corroborarse” por una cámara de seguridad de un comercio ubicado frente a la casa del joven víctima. Se observó en el video a un joven “que llevaba puestos ‘zuecos’ blancos, es Carlos Luciano Barrionuevo (a) ‘El Colorado’; mientras que el otro, que no pudo ser reconocido en ese momento, es sin lugar a dudas por sus propios dichos el adolescente”. A la vez, destacaron que tales imágenes obtienen plena credibilidad cuando se los contrasta con el testimonio vertido por la única testigo presencial del hecho, Carolina del Valle Tejerina, tía de Marcos Iván.

En el debate, la testigo recordó que esa tarda salió con su sobrino a regar la vereda. Eran cerca de las 19.30. “Después llegaron dos chicos, uno se paró cerca del gabinete del gas enfrente a mi sobrino; era el que tenía ‘sapitos bancos’ (refiriéndose a Barrionuevo); el otro de gorra (refiriéndose al adolescente) como a dos metros de Marcos. No le di importancia y giré hacia el norte para continuar regando”, contó. Minutos después, Carolina no había escuchado nada hasta que su sobrino le dijo “tía”. Escuchó un golpe; se dio vuelta y vio a su sobrino ensangrentado. “El chico de gorrita ya no estaba y el más alto salió corriendo para el sur. Se paró a dos casas de su casa a acomodarse los ‘sapitos’ blancos’ que tenía”, detalló.

Dos hechos

“Estos elementos de prueba son suficientes para acreditar que el autor de los ‘puntazos’ que terminaron con la vida de Tejerina Greco fue el imputado Barrionuevo y que el motivo aparente fue un ‘ajuste de cuentas’, ya que la víctima semanas atrás apuñaló a Ariel Quinteros, un familiar muy allegado al imputado Barrionuevo”, se explicó en el fundamento.

Para los magistrados, se trata de dos delitos contra la misma víctima. En ambos ataques, Barrionuevo sin lugar a dudas demostró cierto grado de peligrosidad y empecinamiento. En la primera agresión, de diciembre de 2016, el acusado le provocó, mediante un puntazo, una lesión de carácter leve y al poco tiempo, al mes y medio le asestó dos puntazos más, “todos de manera sorpresiva hasta que pudo lograr el resultado muerte. A ello debe sumarse el irreparable daño causado, al terminar con la vida de una persona muy joven”, se advirtió. Los jueces consideraron que la agresión sufrida por parte de la víctima a un allegado suyo habría sido el motivo que lo llevó a delinquir.

María Rosa Greco, madre de la joven víctima, recordó en la audiencia de debate que su hijo tenía algunos inconvenientes. “Me hijo me decía que tenía problemas con unos chicos que lo estaban buscando y que no quería salir mucho porque estos chicos lo amenazaban y no quería tener problemas”, contó. Al mismo tiempo, indicó que ‘esos chicos’ que amenazaban a su hijo eran “Colorado” y el adolescente. “Le metió –por Barrionuevo- un puntazo en el estómago. A este chico, según me contaron, le pagaron $500 para que mate a mi hijo. Es un chico a quien le dicen ‘Grillo’. Este chico le pidió al ‘Colorado’ que tome venganza por él porque no lo podía hacer. Sé que le dicen ‘Grillo’ pero no sé nombre, apellido, dónde vive ni nada”, indicó.

La mujer reconoció que su hijo Marcos Iván había estado detenido, tiempo atrás, por una pelea con ‘Grillo’; su hijo lo había apuñalado. “Mi hijo estuvo preso en la Comisaría Primera. Quiero dejar bien en claro que nunca vi a mi hijo por esas cosas; lo dejaba ahí y no le dejé ni una colcha, gaseosa ni comida porque no estaba de acuerdo con lo que hacía”, expresó.

Crónica de una muerte anunciada

El crimen de Tejerina Greco tuvo una suerte de prólogo en diciembre de 2016. Entre la noche del 23 y la madrugada del 24, Marcos se encontraba con unos amigos, Alejandro Bustamante y Gonzalo Monje, en la Plaza Los Abuelos. En aquella oportunidad, lo agredió y le dio un puntazo. Por esta agresión, Tejerina Greco llegó a testificar. “El ataque de ‘El Colorado’ debe ser, creo yo, por un ajuste de cuentas. Yo hace como una semana y media apuñalé a un chico que se llama Ariel Quinteros; sé que es muy allegado a ‘El Colorado’, incluso creo que son familiares”, detalló. Luego, manifestó, también de manera clara y contundente, que el adolescente no intervino en el hecho. “No tuvo nada que ver”, aseguró.

Durante el debate, Walter Tejerina, tío de la víctima, reconoció que su sobrino tenía una causa con Ariel Quinteros “por una mujer”. Marcos salía con una joven, familiar del imputado Barrionuevo. “No los dejaban salir. Fue todo por una mujer… no lo dejaban ser feliz”, sostuvo.

Según el hombre, su sobrino y Quinteros “se tiraban la bronca. Marcos reaccionó mal y le provocó una lesión”, explicó. Esta situación generó el primer ‘cruce’ entre Barrionuevo y Tejerina Greco. “Me dijeron que Quinteros había ofrecido $500 para que se haga justicia”. En esa ocasión, su sobrino había estado con unos amigos en la Plaza Los Abuelos, cuando Barrionuevo le dio un puntazo. Por esta  herida, debió permanecer una semana internado.

El tío Tejerina manifestó su teoría: si fue Barrionuevo la primera vez, también fue en esta ocasión, cuando murió. “Si te traicionó una vez, tené cuidado”, fue el consejo que le dio a su sobrino, según recordó.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Acusado. Esteban Cabello.

Te Puede Interesar