miércoles 10 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Una ley para otra economía

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de julio de 2022 - 00:05

En mayo pasado la Cámara de Diputados de la provincia le terminó de dar sanción a la ley por la que se crea el Consejo de la Economía Social y Popular. Se trata de un proyecto que busca darle organicidad a las políticas que se implementen para este sector en franco crecimiento en el país y también en la provincia. El proyecto tuvo como origen un trabajo formulado por un grupo de organizaciones de la sociedad civil, que conforman el Foro Hacia Otra Economía y a su vez la Red de Economía y Solidaria Achalay, sector organizado que procura la construcción de una legislación que potencie la opción social, popular y solidaria de la economía. La canalización legislativa de la iniciativa provino, el año pasado, del recientemente fallecido senador por la Capital, Maximiliano Brumec.

La reciente ley provincial identifica a los sujetos de la Economía Social, Solidaria y Popular como las personas físicas o jurídicas sin fines de lucro que, de manera vinculada y organizada en torno a los principios rectores de la Economía Social y Solidaria, buscan alcanzar la emancipación del trabajo y la satisfacción plena de las necesidades de los trabajadores, sus familias y comunidades, mediante la realización de actividades económicas de producción de bienes o prestación de servicios”.

La norma sostiene que la Economía Social y Solidaria es un sistema caracterizado por “prácticas solidarias, asociativas y cooperativas, la participación democrática en la toma de decisiones, la distribución equitativa de los beneficios obtenidos por el trabajo colectivo, la autonomía de la gestión, la primacía del ser humano y del fin social sobre el capital, la equidad social y de género, el respeto a la naturaleza, la diversidad cultural y el desarrollo local…”. Y define a la Economía Popular a la que surge “cuando los sectores excluidos del mercado laboral crean su propio trabajo. En algunos casos también crean sus propios circuitos de comercialización”.

La importancia creciente de la economía social y popular obliga a que el Estado le preste atención y elabore políticas públicas orientadas a fortalecerla La importancia creciente de la economía social y popular obliga a que el Estado le preste atención y elabore políticas públicas orientadas a fortalecerla

El aumento de los trabajadores de estos sectores tiene, como contrapartida, una disminución relativa en los últimos años de los trabajadores formales, aunque desde el año pasado en la Argentina vienen incrementándose, pero con empleos de poca calidad y salarios muy bajos, en la mayoría de los casos por debajo de la línea de la pobreza.

La importancia creciente del sector obliga a que el Estado le preste atención y elabore políticas públicas orientadas a fortalecerlo y a que dependa cada vez menos del empuje y contención del sector público, de modo que pueda tener autonomía económica y también política. La ley aprobada en mayo en Catamarca es un avance en ese sentido, aunque siempre queda el interrogante, en función de la experiencia en otros temas, de si la norma podrá reglamentarse adecuadamente y ponerse en práctica. Como dice Claudia Martínez, dirigente de las organizaciones que gestaron el proyecto, "tenemos un montón de leyes que están en los cajones o están sin presupuesto, tratemos de que en esta oportunidad no nos pase lo mismo". El tiempo y la realidad darán su veredicto.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar