miércoles 25 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Opinión

SAKURA Y EL NEGRO, UN AMOR DE VERANO

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
24 de enero de 2022 - 01:00

UN SUEÑO LLAMADO SAKURA

Don Jorge Herrera, el inefable intendente de la localidad de Las Juntas, Ampatu, República de Catamarca, hacia finales del año que pasó tuvo algunos problemillas: fiebre, alucinaciones, contorsiones, pérdida de la orientación, etc., producto de las elecciones, el calor, la humedad, las ganas de quedar bien con el G1 o una combinación de ellas -según la curandera, don Juan, don Albino y otros lenguaraces del pueblo-.

La cuestión es que la llegada del Niño Dios hizo madurar una fabulosa idea que le daba vueltas en su cabecita. Medio con fórceps se produjo la parición el 15 de enero de 2022, fecha que quedará en los anales de la provincia.

Ese día, el intendente Herrera (enfundado en un kimono dorado, con el lado izquierdo envuelto sobre el derecho, como es de rito y con los accesorios correspondientes: obi, zri y tabi), junto al gobernador Jalil y su diputada nacional y esposa, inauguraron el (suenen pinkullos, trutrucas, tambores, ocarinas, erques y quenas) …¡PRIMER PASEO JAPONÉS SAKURA! de Las Juntas.

UN CACHO DE CULTURA

Como todos saben, y si no, esta nota se transforma en un espacio generador de conocimiento, sakura es la flor del cerezo, ese hermoso árbol típico de Japón, famoso por sus flores debido a la gran cantidad de variedades y a las celebraciones por todo el país durante la estación de floración. En cuanto empiezan a florecer en los parques y calles, la gente hace picnics y fiestas de hanami (admirar las flores) para apreciar la belleza pasajera de las flores y dar la bienvenida a días más cálidos. No sería exagerado decir que son una obsesión nacional.

Pero… no todo es tan llano y lineal en la historia. Tiene sus vericuetos: El verdadero origen de esta especie proviene de la antigua colonia griega de Kerasos (que muy posiblemente le haya dado el nombre), en la costa del Mar Negro. Las cerezas constituían un cultivo local muy importante, hasta que Lúculo, general romano que comandaba las tropas romanas en la guerra contra Mitrídates VI del Ponto, encuentra este cultivo y lo lleva a Roma, haciéndose popular en todo el Imperio.

VEAMOS, VEAMOS…

Este “parque japonés” junteño fue construido en un espacio de unos 10 por 30 m entre la llamada Casa de la Historia y la Cultura del Bicentenario y la Hostería Municipal.

Dicen en la municipalidad que se trata de un jardín multicultural inspirado en Japón y fue diseñado por personal municipal. La idea-fuerza se centra, según los creadores, en que “la imagen de los pétalos de estas flores caídos en masa al principio de la primavera simboliza la belleza de la naturaleza y el valor que la fugacidad de la existencia otorga a la vida”.

Se trata de un tísico espacio intervenido con piedritas blancas oficiando de caminería entre espacios verdes (islas) forestados. A modo de “decoración” hay 2 bancos de plaza color naranja y 6 artefactos decorativos símil cemento, al estilo de mini pagodas. En uno de sus extremos se construyó una fuente revestida en piedra con tres escalones o saltos, la que aún no funciona porque no se concluyó el sistema de circulación de agua. En el otro extremo y como telón de fondo un colorido y gigantesco paredón intervenido con pinturas de figuras estilizadas de sauces y margaritas.

Más allá de las buenas intenciones de quienes diseñaron y ejecutaron las obras del paseo, el mismo dista mucho de ser japonés, obviamente salvo las plantas de cerezo donadas por el Gobernador, las que, a su vez, fueron donadas por “Japón en Catamarca”. Veremos si los cerecitos resisten las heladas y nevadas del próximo invierno.

Se filtró la info que este “parque” en realidad nace a partir del hecho que el Gobernador le “donó” al intendente unas plantas de Cerezo…

Sirva la presente de notificación a arquitectos, alumnos de la carrera de Arquitectura de la UNCa, paisajistas, diseñadores de espacios verdes, planificadores y diseñadores del paisaje para llegarse a ese paraíso llamado Las Juntas y conocer este paseo japonés. Gracias.

SE LARGÓ LA CARRERA DE POSTAS

Se les informa a los señores intendentes de la república de Catamarca, que:

El 1º parque japonés en Catamarca fue hecho por el intendente de San Fernando del Valle de Catamarca Raúl Jalil.

El 2º parque japonés en Catamarca fue hecho por el intendente de Las Juntas, Ampatu, con cerezos donados por el gobernador Raúl Jalil.

(Se ruega a Ferreyra, Paulón, Nóblega, Seco Santamarina -cuando esté en Catamarca-, Soria, Sánchez y otros compañeros, anotarse con tiempo. Quedan pocas plantas).

En las mesas de Caco y otros mentideros pueblerinos de Las Juntas se corre la bolilla de que en realidad el intendente quiso aportar su granito de arena para un difuso, incomprensible pero sostenido proyecto con fines desconocidos, que tiene por meta el desembarco de Japón en Catamarca (¡tomá mate!).

“Japón en Catamarca – Asociación Civil” arrimó el bochín al entonces Intendente de la Capital o viceversa, abrieron una cabecera de playa y acá nos vemos, viviendo rodeados de parques, paseos y plazas japonesas por todos lados. A tal punto que en 2018 el entonces intendente Jalil donó “por 20 años” a “Japón en Catamarca”, 1 hectárea en el corazón del Parque Adán Quiroga para que desarrollen un proyecto japonés. Pero no perdamos de vista que en Catamarca hay una colectividad de japoneses de unas 300 personas sobre una población de unos 450.000 habitantes, es decir el ¡0,00666%!

A MODO DE REFLEXIÓN

No estoy en contra de conocer otras culturas, civilizaciones y tradiciones. De lo que sí no me muevo es que primero debemos conocer NUESTRA cultura, civilización y tradiciones. Me encantaría -y seguramente también a muchos catamarcanos- que en lugar de un parque/paseo/plaza japonés, chino o irlandés, hagan un parque autóctono NUESTRO, donde los que no saben, puedan distinguir un piquillín, un churqui, una brea, un espinillo o una pirca de nuestros antiguos pueblos y recreemos NUESTRA fauna.

Arigat Negro, Arigat…

Siempre tuya, Sakura.

Negro Aroca

Catamarcano

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
puesta en escena

Te Puede Interesar