domingo 16 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Política adolescente

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
15 de enero de 2022 - 02:15

La reunión entre el Gobierno nacional y la oposición para que el ministro de Economía, Martín Guzmán, explique pormenores de las tratativas con el Fondo Monetario Internacional, corre riesgo de naufragar debido a la susceptibilidad de los contertulios.

El informe de Guzmán a los gobernadores partió a Juntos por el Cambio. Contra la opinión del ala dura que capitanean Mauricio Macri y Patricia Bullrich, el gobernador de Jujuy y presidente de la UCR, Gerardo Morales, envió representantes al encuentro, del que participaron también funcionarios de los gobernadores Adolfo Suárez, de Mendoza, y Gustavo Valdés, reelecto en Corrientes el año pasado con cifras rotundas. El jefe de Gobierno de la CABA, Horacio Rodríguez Larreta, quedó entre dos fuegos, pero pocos días después acortó distancias con una fotografía junto a Morales en la Casa de Jujuy.

Tras los tiroteos, cobró fuerza la idea de una reunión de Guzmán con el arco opositor en el Congreso. Se hubiera hecho esta semana, pero fue diferida por razones sanitarias y la impostergable agenda de vacaciones de algunos líderes. Salvados estos inconvenientes, la Casa Rosada puso fecha para el martes, pero ahora entró en zona de dudas debido a que el Gobierno nacional quiere hacerla en el Salón Manuel Belgrano del Ministerio de Economía y no en el Congreso, como pretenden sus antagonistas y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, devenido en mediador: entre albertistas y kirchneristas en el Frente de Todos, y entre oficialistas y opositores en la escena general. Además, el presidente Alberto Fernández no participaría del eventual encuentro, ofendido por las críticas que recibió de Juntos por el Cambio la exposición de su ministro ante los gobernadores.

Las conjeturas escalan en un momento crítico. El país entró en una zona intensa de pagos de servicios de la deuda que jaquean las reservas del Banco Central en combinación letal con los permanentes desembolsos que debe hacer la institución para tratar de mantener a raya el dólar.

El berrinche y los caprichos condicionan el entendimiento con el FMI, que tanto la Casa Rosada como la oposición consideran, por lo menos en lo declarativo, indispensable para estabilizar la economía.

Un estallido emocional del presidente del bloque de diputados oficialistas, Máximo Kirchner, entonó al ala dura de Juntos por el Cambio para rechazar el Presupuesto 2022, golpe durísimo para el consenso político interno que el Fondo requiere para el acuerdo.

El episodio parlamentario fue sucedido por los previsibles intercambios de reproches y una exposición mayor del ala más radicalizada del Gobierno nacional, reunida en la agrupación “Soberanxs”, que sugiere denunciar la deuda por ilegítima ante los tribunales internacionales. Este discurso extremo se complementó con la reactivación de la prédica antiimperialista con foco en los Estados Unidos, cuyo aval es clave para cerrar con el FMI, mucho más ante las inconsistencias y generalidades teóricas de lo que propone Guzmán, marcadas incluso por gobernadores peronistas como el chaqueño Jorge Capitanich y el bonaerense Axel Kicillof.

Ahora la posibilidad de una tregua coyuntural para contribuir a sortear la cesación de pagos se diluye por disidencias en cuanto a la locación y sensibilidades heridas de un Fernández que no se privó, cuando terminó la reunión con los gobernadores, de recordar que denunció a Macri en sede penal por la deuda. A Macri y a funcionarios del FMI al que le pide clemencia, hay que completar.

Política inverosímil de tan adolescente. Abre un gran interrogante sobre la voluntad de cerrar la renegociación de la deuda.

El default es una alternativa, por supuesto. Faltaría que el Gobierno revele qué tiene planeado para afrontar las consecuencias, que en 2001 fueron demoledoras.

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar