martes 21 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Obstáculo para una sociedad democrática

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de junio de 2022 - 00:25

La discriminación es resultado de una visión sesgada del mundo, evidencia falta de empatía y produce dolor, exclusión y, en casos graves, conduce inevitablemente a episodios de violencia. El que discrimina considera que siempre hay una “normalidad”, y critica, margina o desprecia, activa o pasivamente, al que no se ajusta a ella. El discriminador considera, siempre, que forma parte de esa normalidad, que es además deseable como indeseable la “no normalidad”.

La discriminación es un nefasto fenómeno que se ha potenciado con la aparición de las redes sociales, pero que ha existido siempre, y en otras épocas con un grado de irracionalidad extremo, al punto de naturalizar el racismo, la misoginia, la xenofobia o la homofobia, por ejemplo. Hoy estos comportamientos existen todavía, pero al menos son cuestionados, incluso en muchos países, como la Argentina, penados por la ley.

El INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) acaba de publicar el nuevo Mapa Nacional de la Discriminación, un estudio de alcance nacional que tiene como objetivo de relevar y sistematizar información acerca de los procesos y las formas que adquieren las prácticas discriminatorias en la Argentina.

El estudio, realizado con la participación de 23 universidades nacionales, determinó que en el país la principal causa de discriminación es el racismo estructural, seguido por las corporalidades diversas, la ideología y el género.

El INADI señala que en Catamarca se discrimina en primer lugar por cuestiones estéticas, que son aquellas experiencias de discriminación referidas a la existencia de un modelo de "belleza hegemónica"; en segundo lugar, los catamarqueños discriminan a los pobres, a las personas gordas, por el color de piel, por la ideología y por género.

Los ámbitos donde más existe la discriminación son la escuela, el lugar de trabajo y la vía pública laboral, según la información que provee el mapa nacional.

El relevamiento también detectó que el 72% de la población sufrió situaciones de discriminación a lo largo de su vida, mientras que en la anterior edición, en 2013, representaban el 65%. Más del 80% de los jóvenes de entre 18 a 29 años aseguró haber padecido estas situaciones y un 53% de quienes tienen de 60 a 74 años dijo haber vivido algún tipo de hecho discriminatorio.

En un estudio del mismo tipo, realizado en 2013, solo un 12% de la población consideraba a la discriminación como una vulneración de derechos. Años más tarde trepó al 36%, "lo que da cuenta de un aumento en la incorporación de la mirada de la discriminación como una negación de un derecho", indica el trabajo.

La tolerancia, la amplitud de criterios, la empatía, son los valores que deben regir las conductas de las personas para vivir en comunidad, y la base sobre la cual deben edificarse las campañas orientadas a combatir la discriminación, a señalarla como un obstáculo para edificar una sociedad verdaderamente democrática, es decir, no solo teórica sino también en la práctica, en la que excluir o despreciar a ciudadanos por su condición social, color de la piel, aspecto físico, orientación sexual o ideología merezca una sanción más que moral.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
MACRISTA. LA PRESENCIA DE CESARINI EN LA COMITIVA OFICIAL A CANADÁ BLANQUEÓ LAS TENSIONES EN LA OPOSICIÓN.

Te Puede Interesar