viernes 21 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Confirmación del derrumbe

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
1 de diciembre de 2021 - 23:53

Los paupérrimos resultados obtenidos por la Argentina en el Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE) realizado por la UNESCO confirman el desplome de la educación en el país con un detalle que suma inquietud: los datos, consistentes con los que año a año arrojan las pruebas nacionales PISA, fueron recogidos en 2019, por lo que no registran los efectos del cierre escolar decretado por la pandemia.

Los alumnos argentinos de tercer y sexto grado rindieron por debajo del promedio de América Latina y el Caribe en cuatro de las cinco materias evaluadas. Argentina se ubica en el anteúltimo lugar de la región, solo por encima de Paraguay.

Como es habitual, la información desencadenó imputaciones cruzadas entre kirchneristas y macristas desesperados por sacudirse responsabilidades del lomo. Sin embargo, la caída del nivel educativo nacional es sostenida desde hace años.

En 2006, la primera edición de la prueba, Argentina quedó por encima del promedio en las cuatro áreas que se midieron por entonces. Seis años después, en 2013, ya se observaba un retroceso en el rendimiento, que nunca se revirtió. Y en la última pierde con países a los que hasta hace tres lustros aventajaba.

“Desde el 93, cuando Argentina empezó a tomar pruebas estandarizadas, es la mayor caída con respecto a otros países, pero sobre todo con respecto a nosotros mismos. En 2013, si bien hubo una pequeña caída respecto a los demás, Argentina subió sus puntajes en las áreas evaluadas. Ahora nos encontramos con un panorama muy adverso, que buscaremos revertir”, dijo el ministro de Educación, Jaime Perczyk, al presentar los resultados.

Los alumnos argentinos quedaron 8 puntos por debajo del promedio en las dos áreas evaluadas en tercer grado. En Lengua, el 46% rindió en el nivel 1, el más bajo; en Matemáticas, el 48,9% registró los desempeños más básicos.

En sexto estuvieron dentro del rango regional promedio en lectura, pero mostraron deficiencias serias en Matemáticas, con 7 puntos por debajo de la media, y en Ciencias Naturales, donde el resultado fue catastrófico: 20 menos que la media.

El Ministerio de Educación cargó la culpa sobre la gestión Macri, por la merma de la inversión.

Gabriela Cerruti, portavoz de la Presidencia, sostuvo que “el desprecio por la educación pública del gobierno de Mauricio Macri nos llevó a un piso histórico”.

El diputado nacional macrista Waldo Wolff replicó que “desde el 2003-2015 se perdió 12% de alumnos en escuelas primarias públicas en Provincia de Buenos Aires. 433.549 alumnos menos, con 19% más maestros: 45.372. Las privadas aumentaron en 258.000 alumnos. 2003-2015 fomentaron la privatización de la educación”.

El apasionante juego del Gran Bonete pretende prorratear la responsabilidad por el fracaso colectivo.

En febrero de 2019, el director del Centro de Estudios de la Educación Argentina, Alieto Guadagni, advirtió sobre la decadencia, signada por la fuga acelerada de alumnos del sistema de educación pública hacia el privado, la depresión de los salarios docentes, el incremento exponencial de los cargos pese a la reducción de la matrícula, la pérdida de días de clase y la indiferencia de la política y de la sociedad.

El deterioro, consideró, era “consecuencia de decisiones políticas que convirtieron a la educación pública primaria y secundaria en engranaje del clientelismo. Argentina es uno de los países que más presupuesto destina a la educación, al mismo tiempo que exhibe los sueldos docentes más bajos. En lugar de jerarquizar la carrera docente, se prefirió incrementar el número de cargos, de modo que, mientras en el resto de los países de América Latina hay entre 18 y 20 alumnos por docente, en la Argentina hay 12”.

Temas
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
problemas urbanos al desnudo

Te Puede Interesar