miércoles 18 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Conciencia para salvar vidas

Es fundamental fomentar la conciencia sobre la importancia de la donación de médula ósea, un gesto solidario que salva vidas.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
1 de abril de 2022 - 01:05

La pandemia aún vigente de COVID-19 hizo temblar el sistema de salud en todos los países, también en la Argentina. Pero no solamente por la atención preferencial que requirió la enfermedad aparecida hacia fines de 2019, sino también porque tuvo repercusiones más allá del coronavirus. Por ejemplo, disminuyeron los controles de enfermos de otras patologías, bajó el porcentaje de vacunación del calendario obligatorio o la donación de sangre.

Pero otras prestaciones se mantuvieron estables durante la pandemia. Una de ellas es la cantidad de donantes de médula ósea respecto de los niveles de 2019. Este logro es destacado en el contexto del Día Nacional del Donante de Médula Ósea, que se celebra hoy como todos los 1° de abril desde esa fecha de 2003, en que se inauguró el registro nacional que funciona en el ámbito del INCUCAI, y que se denomina Registro Nacional de Células Progenitoras Hematopoyéticas, que a su vez trabaja en redes con registros de 63 países en todo el mundo. En Catamarca el registro se creó en 2009.

Este tipo de trasplantes constituyen un procedimiento eficaz para tratar enfermedades hematológicas como leucemia, anemia aplásica, linfoma, mieloma, errores metabólicos o déficits inmunológicos. A través del trasplante se regeneran células normales que vuelven a producir células sanguíneas propias.

Los enfermos tienen que recibir una donación de personas genéticamente compatibles. Por eso la primera opción siempre es un familiar. Pero, según las estadísticas, sólo el 25 por ciento de los pacientes tiene la posibilidad de encontrar un donante compatible en su grupo familiar. El resto debe recurrir a donantes no emparentados.

De modo que es fundamental fomentar la conciencia sobre la importancia de la donación. El donante puede ser cualquier persona que reúna algunos requisitos mínimos, como gozar de buen estado de salud, tener entre 18 y 40 años y pesar más de 50 kilos. Los centros de donación suman actualmente 163 en todo el país y funcionan en los Servicios de Hemoterapia. Se extrae una muestra de sangre, y si los análisis resultan bien, el donante es incorporado a un registro. Se lo llamará para la donación efectiva si resulta compatible genéticamente con un enfermo que requiera trasplante de médula ósea.

Desde 2003, 277 pacientes argentinos que no tenían un donante compatible en su grupo familiar accedieron a un trasplante de médula ósea con donante no emparentado. En este período, el Registro aportó 281 donantes de médula ósea, 167 para pacientes argentinos y 114 para pacientes del extranjero. Varios catamarqueños fueron donantes y también recibieron el trasplante.

El mantenimiento del nivel de donantes es un dato positivo y un aliciente para continuar en el mismo camino. Pero, para evitar que este ritmo decaiga son siempre necesarias campañas de información y concientización que apelen a la solidaridad de la ciudadanía. En este caso, un poco de sangre es suficiente para salvar una vida.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
escalada politica

Te Puede Interesar