jueves 4 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
carta al director

“Ficha limpia”  en la UCR

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Ante los hechos de público conocimiento sobre la cuestionada candidatura de un dirigente con denuncia de abuso sexual, es necesario aclarar que la observación es moral y consecuente a un partido con perspectiva de género, es necesaria ficha limpia. Esto es lo que reclama la gente. Lo que no implica juicio o culpabilidad; las garantías constitucionales y los derechos deben coexistir con otros derechos emergentes, que muchas mujeres radicales militamos y abrazamos todos los días.
La renuncia del denunciado fue acertada y si no fuera por las puestas en escena que ofician en defensa de sus derechos, se podría haber interpretado como un dirigente con empatía y preocupado por el partido, pero estas acciones que pretenden disciplinar a las mujeres por un viejo y carcamán dirigente solo lesionan al partido, al mismo candidato y a las mujeres señaladas.
Esta deplorable situación se podría haber evitado si la mayoría de los dirigentes radicales pensaran en una construcción colectiva en vez de especulación individual.
En ese contexto realizamos un planteo oportuno (antes del cierre de listas) por el sector al que pertenezco y represento, continuidad de nuestra propuesta de reforma de la carta orgánica y la posición que defendimos en la Convención provincial. Gestión política llevada a cabo casi en soledad. Planteamos la suspensión del afiliado hasta tanto la Justicia se expida.
Luego, en la mesa de la alianza Compromiso Radical planteé, en representación del RRAP, la comprometedora situación del candidato en el contexto de Aybar y la demanda de una UCR con perspectiva de género.
No recibimos el acompañamiento de los sectores internos que luego pidieron la baja de la candidatura por nota a la Junta Electoral, consideramos que ya era tarde, tarde para evitar la degradación de la lucha, del partido y de sus integrantes.
Ahí es donde hago autocrítica como mujer militante de nuestros derechos, se podría haber sido evitado con participación y coraje, sin especulación y atajos.
El pan y circo de muchos dañan al partido, nos daña como oposición y como proyecto alternativo.
Hay muchos dirigentes que solo buscamos dar respuesta a la sociedad, entendiendo sus planteos, buscamos trabajar en pos de una Catamarca más justa y más igualitaria.
Los mismos que hoy cuestionan a las mujeres son los que impidieron que el art.111 de nuestra carta orgánica dé respuestas a las demandas de un partido con perspectiva de género, vetusto, carcamán.
Esta lucha es de todas, con convicción y coraje, sin especulación ni atajos.
Es por y para todas, es juntas. 

Vilma Judith Chayle
Coordinadora Federal 
Observatorio de Género “Moisés Lebensohn”

Seguí leyendo

Te Puede Interesar