CARA Y CRUZ

Felonía por partida doble

lunes, 24 de junio de 2019 · 04:01

El cierre de listas de candidatos del sábado confirmó, una vez más, que el Movimiento Renovador del radicalismo que lidera el ex gobernador y actual diputado nacional Eduardo Brizuela del Moral actúa como un grupo sectario y nepótico. Es hermético en lo político y su fin último parece ser solamente asegurar el conchabo de la parentela de su líder.
A decir verdad, el brizuelismo siempre tuvo esas características. La diferencia es que cuando estaba al frente del Gobierno provincial o antes, en el municipio capitalino, no eran tan visibles, porque contaba con más cargos políticos para repartir. La presencia familiar pasaba casi inadvertida en los pliegues del presupuesto público, al margen de la escasa gravitación de los favorecidos en debates centrales de los asuntos de Estado. Pero con la salida de los renovadores del Gobierno, es decir, con una  torta mínima para repartir, las miserias de la política se volvieron una costumbre indisimulable en cada vuelta electoral. Como lo que ocurre en esta oportunidad.


Hasta la semana pasada, el brizuelismo venía trabajando con alguna coordinación con el Fapra, otro sector minoritario cuyo máximo exponente es el ex intendente Ricardo Guzmán, por cuanto ambos habían quedado relegados de la estructura radical al no poder participar en la última interna para cargos partidarios. Estaban unidos por la exclusión, podría decirse.
Tanto es así que fuentes de los llamados “díscolos” aseguraban que iban a presentar listas en la mayor parte de los departamentos y en las categorías provinciales también. Incluso en las negociaciones previas lograron que la UCR orgánica redujera de 75 a 60% la cantidad de candidaturas totales a completar para participar.
En sus planes estaba colgar sus listas de la candidatura a gobernador del “Lilito” Rubén Manzi. Pero el oficialismo partidario les desarmó la estrategia, al lograr que Manzi aceptara la diputación nacional por Juntos por el Cambio. Como ni Brizuela del Moral ni Guzmán estaban dispuestos a tomar la posta, los díscolos quedaron huérfanos.
Esa fue la ocasión para la primera traición de Brizuela. Arregló con el castillismo y sus socios en la orgánica a cambio de cargos en las listas y abandonó la trinchera que compartía con Guzmán y compañía. Y no fue solo una deslealtad con ese sector, sino también con el partido Movilización, que conduce el concejal Simón Hernández, sobrino del ex gobernador, que quedó solo y sin lugar en las nóminas. Guzmanistas y movilizadores se sentaron, como última instancia, a negociar candidaturas con el GEM, el partido de Stolbizer que en Catamarca maneja el ex radical Alfredo Gómez. Hasta ahora no llegaron a nada.


Pero eso no fue todo. Entre los diputados opositores que terminan su mandato se encuentra la renovadora Verónica Rodríguez, quien se destacó tanto en defensas políticas desde su banca como en gestiones partidarias. Era de suponer que el sector pelearía por su reelección.
De ninguna manera. Brizuela mandó como candidata por su sector a Natalia Herrera, hija de uno de sus sobrinos, en el sexto lugar de la lista, una ubicación ciertamente expectable. Aunque para no quedar mal con Rodríguez el legislador nacional presentó una nota con su firma pidiendo el cambio de ésta por Herrera. El papel, según consta, ingresó después de la medianoche, es decir, cuando las listas ya estaban cerradas. “¡Qué pena Vicky! Hice todo para que sigas”, le habrá dicho Brizuela del Moral.
Esa fue la segunda felonía del ex gobernador en el mismo día. Rodríguez escribió un tuit en su cuenta en la que señala que personas como ella son mucho más que “un cargo”, y pegó el enlace de la nota de El Ancasti que da cuenta del episodio.
Por si fuera poco, una de las colectoras para los concejales capitalinos propone para el circuito 1 y 2 a Félix Herrera, otro entrañable sobrino del ex gobernador.
Nada nuevo, nada de qué asombrarse. Una vez más, el Movimiento Renovador demostró que de renovador no tiene un pelo. Y Brizuela, que lo primero es su familia. Los demás pueden esperar.

Otras Noticias