EDITORIAL

Un retroceso

lunes, 03 de diciembre de 2018 · 04:03

A casi 40 años de la detección científica del virus del SIDA, el balance que puede hacerse respecto de los avances en la lucha contra la enfermedad discurre entre el optimismo moderado y una preocupación que tiene fundamentos concretos.

La visión  esperanzadora se vincula con los progresos en el tratamiento, que han logrado que deje de ser una patología mortal si es que la persona infectada tiene acceso a las drogas que impiden el desarrollo de la enfermedad, lo que sin embargo no sucede en numerosos países, sobre todo en los más pobres del planeta.

El desasosiego de la comunidad científica se vincula particularmente con los límites que tienen las estrategias de prevención por la gran cantidad de personas que tienen el VIH y no lo saben, lo cual favorece el contagio.

Se trata de un problema global, presente también en la Argentina, en donde el examen y el tratamiento son gratuitos. En consonancia con el Día Mundial de Lucha contra el SIDA celebrado el sábado, se conoció que en el país, tres de cada diez portadores del virus no lo saben, y que el 35 por ciento se entera de que está infectado en un estadio tardío.

El dato alarma porque favorece no solo el contagio entre adultos sino también la transmisión de madre a hijo.

En Catamarca los casos detectados van en aumento cada año: de 60 a 70 en el último lustro. Este año, solo en el primer trimestre se registraron 23 casos. De mantenerse la tendencia, podría llegar a casi 100 en los doce meses.

Aunque arrojen malas noticias, las campañas para que la mayor cantidad de personas se hagan el examen son imprescindibles, pues una detección temprana posibilita el tratamiento eficaz y evita la cadena de contagios. 

Otro dato que preocupa sobremanera es la reducción de las partidas asignadas para el Programa Lucha contra el SIDA y enfermedades de transmisión sexual en el presupuesto nacional 2019. Los fondos para el sostenimiento del programa son de 3103 millones de pesos, que con el dólar proyectado a poco más de 40 pesos equivalen a 77 millones de dólares. Según las organizaciones relacionadas con la problemática, para que el presupuesto se mantenga en los niveles de este año serían necesarias partidas por 5.100 millones de pesos.

El recorte afectaría, entre otras cosas, la compra de las drogas para el tratamiento. Si no se revisa esta situación –denuncian las organizaciones- 15.000 personas podrían ver restringido su acceso a los medicamentos. Además, podría impactar negativamente en las campañas de información y concientización, distribución de preservativos, detección de infecciones y estudios de carga viral.

El ajuste previsto en el presupuesto complicaría la consecución de las metas fijadas para frenar el avance del SIDA en la Argentina, pero sobre todo implica un gran retroceso porque anula los esfuerzos que se vienen realizando en orden a la prevención y compromete la salud de los que ya desarrollaron la enfermedad. Una mala noticia en el contexto de la celebración del Día Mundial de lucha contra esta cruel enfermedad n


 

Otras Noticias