martes 9 de julio de 2024
Forraje que flota

Primer Congreso Nacional de Hidroponía en Córdoba con presencia catamarqueña

Se realizó en Córdoba el primer Congreso Nacional de Hidroponía con un auditorio colmado en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad mediterránea, dando cuenta el lugar de trascendencia que hoy tiene en el sector productivo.

Por la provincia de Catamarca participó la referente Emilia Roberts, integrante del Ministerio de Inclusión Digital y Sistemas Productivos, quien destacó el rol que se le intenta dar a la hidroponía en los procesos para la generación de alimentos y forrajes locales.

En diálogo con NOAPRODUCTIVO, explicó que la implementación y difusión de esta tecnología podría facilitar y abaratar el acceso al forraje en épocas del año de climas extremos.

Roberts explicó con detalle el valor de ese tipo de sistema productivo y la importancia de este encuentro de hidroponistas, en el cual se pudo concretar un proyecto surgido en la asociación el año pasado, “integrada precisamente por quienes hacemos el desarrollo de esta técnica y orgullosos de que eso se haya podido concretar el primer Congreso Argentino de Hidroponía, ya que siempre teníamos que acudir a Brasil o países vecinos para formarnos”.

La especialista manifestó que en la hidroponía “no trabajamos con el recurso suelo sino que trabajamos en agua a la cual le agregamos soluciones nutritivas, donde van a crecer las plantas y se van a desarrollar, hoy en nuestro país el avance de la agricultura, nos ha llevado a mejorar las condiciones de producción y en este caso la hidroponía es una tecnología que viene avanzando a pasos agigantados en nuestro país y en el mundo”.

Sobre sus particularidades, detalló que es “una técnica limpia, donde nosotros producimos en muy poco tiempo, porque si bien es cierto que lo desarrollamos bajo invernaderos, también lo podemos hacer a cielo abierto”. Esta técnica acorta los periodos de producción, “y obtenemos un producto de altísima calidad y sobre todo que hacemos un uso eficiente del recurso agua, que en nuestra provincia es muy limitado y del espacio porque en muy poca superficie producimos en alta densidad distintos cultivos hortícolas”.

Solución

El tema que se destacó en el evento es la posibilidad de la producción de “forraje verde hidropónico para la alimentación animal”, lo que permitiría subsanar las carencias generada “por las condiciones adversas por los suelos pocos fértiles y áridos de nuestro país, donde el recurso agua es una limitante como también el avance de la frontera agropecuaria que ha ido desplazando a la ganadería hacia zonas más marginales, más adversas y también la falta de pasturas naturales”.

Roberts explicó que hoy, esta técnica, es un “ un paliativo sobre todo para el productor ganadero que en el período de invierno, la brecha forrajera que prácticamente se extiende hasta los primeros meses de noviembre o diciembre y cada vez está extendiendo más, lo que permite que se le brinde una herramienta estratégica al productor para que pueda alimentar sus animales, en muy poco tiempo en un periodo de 12 a 15 días obteniendo un forraje de altísima calidad que lo puedes llevar a cabo bajo un invernadero, un galpón en la alimentación siempre es una suplemente considerado una suplementación estratégica”.

Continuidad

En su diálogo, manifestó que desde su área de trabajo en el ministerio, y de manera conjunta con el INTA y los municipios, se esfuerzan en llevar con capacitaciones la propuesta hidropónica para que el productor tenga una herramienta que le sirva para afrontar los períodos de escasez. Su producción y espacios reducidos, la posibilidad de trabajar tanto en invernaderos como en campo, la velocidad de crecimiento y la utilización controlada de los recursos, generan una oportunidad de bajar costos y mantener los rebaños o majadas, en excelentes condiciones.

Este camino ya se inició hace un tiempo y no se detiene, “la semana pasada estuvimos en el interior, en el oeste catamarqueño, precisamente trasladando esta técnica en localidades donde realmente existen pequeños productores que no disponen de forraje en este periodo como una técnica innovadora para que ellos lo puedan implementar”. En la puna es totalmente válido, aplicable, “porque sabemos que prácticamente no hay forraje que hay que llevarlo desde la ciudad capital tiene un costo de la logística bastante elevado por lo tanto este tipo de sistemas planificado al que hay que darle continuidad.

El objetivo “ parte de transmitirles una técnica, que esto se convierta en un insumo y que bajen los costos de la alimentación que hoy tiene un costo importante para el pequeño productor” y sobre todo en estos periodos en el período otoño invierno muchas veces el productor no tiene una buena reserva forrajera llega al invierno sin disponibilidad de forraje con animales que no están en buenas condiciones o con animales por parir o animales recién paridos y tiene que enfrentar este un ciclo que es crítico en la producción y muchas veces, o se mueren los animales o los terminan mal vendiendo precisamente porque no disponen de forraje, entonces esta herramienta es fundamental para ellos”.

Calidad y nutrientes

“Un producto hidropónico tiene otra calidad de la textura, la del color y la forma en que se la produce es totalmente diferente a un producto convencional” sostuvo la especialista, para agregar que cuando “consumimos un producto hidropónico es consumir una planta viva con todos sus sistemas radicular versus una planta que proviene del campo este que es una planta que sufre un corte una vez que la cosecha sufre también el traslado la conservación y eso está muy limitado porque el producto cosechado en uno o dos días se deteriora versus un producto hidropónico usted lo puede tener una semana entera en la heladera y el producto sigue intacto”.

Hidropónicos militantes

El primer congreso nacional fue organizado por la Asociación Hidropónica Argentina, cuyo presidente es Sergio Guillaumet, quien comenzó en 2003 con la actividad en Córdoba capital, cuando aquí prácticamente no se sabía nada sobre este sistema productivo. Ahora la hidroponía se ha convertido casi “en una enfermedad contagiosa, pues surgen los invernaderos de todo tipo de tamaño y modalidad en muchas localidades del país”. “Tuvimos una convocatoria de 400 asistentes, y era la capacidad máxima que teníamos en el Auditorio de la Reforma de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Córdoba. Tuvimos gente inscripta a la que no le pudimos dar cupo porque no existían más butacas dentro del auditorio”, confirmó el productor al programa Colonia Agropecuaria, que se emite por la AM550.

-¿Qué es la hidroponia?- le preguntaron.

-La hidroponía lo que hace es que prescinde de la tierra, y en el agua coloca los nutrientes que la planta obtendría de la tierra. O sea, en una solución acuosa colocamos los nutrientes necesarios para que la planta crezca y se desarrolle de acuerdo a su necesidad. Hay diferentes tipos de forma de sistema. En el caso de los cultivos de hoja, hay dos técnicas. Una yo la llamo “la técnica del cine”: por una canaleta pasa una película de nutrientes por debajo de las raíces. Hay otra técnica que es un sistema que se llama floating, donde las lechugas flotan dentro de una piscina, soportadas por una placa de tergopol, y ahí crecen y se desarrollan.

Guillaumet aclara que ambas técnicas son las más utilizadas para la producción de verduras de hoja, que es la más difundida. Pero la hidroponia viene incursionando en otros frutos, como frutilla tomate, pimiento, berenjena, donde “siempre es necesario tener un sustrato para que trabaje conjuntamente con la planta. No es tierra, es un sustrato que es inerte, pero que tiene la capacidad de tomar los nutrientes y entregárselos a la planta cuando ella lo necesita”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar