sábado 21 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El mito de los “rompetormentas”

En Catamarca no se realizan estos vuelos. En otros puntos del país sí, pero lo que evitan es el granizo.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
27 de octubre de 2006 - 00:00
En estos últimos tiempos y con un plus de necesidad de lluvias, popularmente se creía que volaban aviones rompetormentas, los cuales disipaban las nubes de lluvia que se formaban, impidiendo de esta manera la posibilidad de precipitaciones. Pero para la tranquilidad de todos, la realidad es muy distinta: no se trata de aviones rompetormentas sino de aviones rompegranizo que evitan que caigan tormenta de granizo y a la vez favorecen la caída de tormentas de agua.

Carlos Álvarez, jefe de Pilotos de la Dirección de Aeronáutica, informó que “en todo el territorio del país están operando doce aviones de estas características. En la provincia de Mendoza hay todo un sistema en estos aviones porque están equipados principalmente para eso. Tienen un control desde tierra con radar Doppler que los asiste en cuanto a la ubicación de núcleos de tormenta, únicamente, y a la ubicación en relación al terreno para tener en cuenta los obstáculos como montañas y todo lo que puede haber mientas el avión está en medio de la tormenta”.

“Una vez que el avión se encuentra en el núcleo de la tormenta despide partículas de ioduro de plata para que no caigan piedras y se dañen los cultivos de vid, tal es el caso de Mendoza. El ioduro de plata deshace el granizo y en consecuencia cae agua; es decir, estos aviones previenen la caída de granizo, no la caída de agua”, detalló.

Por otra parte, aseguró que “en la provincia de Catamarca no se realizan estos vuelos porque se necesitan varios aviones e instalar en tierra un sistema bastante complejo. Un avión no puede simplemente meterse en medio de una tormenta. Es un sistema bastante complejo, tanto en tierra como en la nave. Es por ello que realizar este tipo de vuelos de manera clandestina es imposible por el control y la complejidad del sistema que se utiliza. Lo que puede hacerse (en Mendoza) es disparar cohetes antigranizo, sin ningún tipo de control, pero una nave específica para este tipo de trabajo en la provincia no hay, ni siquiera en provincias hay”, indicó.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
el de catamarca, ella alemana, una historia de amor que tardo 40 anos

Te Puede Interesar