miércoles 28 de febrero de 2024
Causa Bacchiani

Vehils Ruiz apeló el fallo de Contreras que benefició a poceros y a las dos gerentas

Insistió en que Olmi, Brey, Erdbercher Denett, Sofía Aylan y Aldana Donato sí deben ser procesados por lavados de activos.

A través de un breve escrito el fiscal Federal Rafael Vehils Ruiz apeló la resolución del juez Miguel Ángel Contreras, que benefició a tres poceros y dos exgerentes de Adhemar Capital SRL al no procesarlos por el delito de “lavado de activos”.

Se trata de Pablo Daniel Olmi, Franco Javier Brey y Washington Ernesto Erdbercher Denett, quienes según la Fiscalía, formaron parte de la banda liderada por Bacchiani como poceros, que cobraban comisión de acuerdo a los importes que captaban para ingresar a la financiera.

Ese pedido de procesamiento también alcanzó a la exgerenta de la sucursal que funcionó en Tucumán, Sofía Aylan y a la exgerenta de la sucursal cordobesa, Aldana Donato.

En función del pedido de procesamiento formulado por la fiscalía para Olmi, Brey y Erdbercher Denett, Contreras hizo lugar parciamente a lo solicitado y los procesó por "intermediación financiera no autorizada y defraudación en concurso ideal con el delito de asociación ilícita en concurso real".

En esa resolución del 6 de octubre, el juez advirtió que los tres "captaban ahorro público sin autorización (...) a efectos de ser colocado en planes de inversión en la empresa Adhemar Capital SRL".

"Luego estos poceros retenían parte de esas ganancias entregadas por Adhemar Capital previo a pagar a las personas que habían confiado sus ahorros, como retribución por esta intermediación", agregó.

Para el juez, los tres "formaron una estructura de captación de ahorro paralela que les generaba réditos y por este carácter de grandes inversores tenían un trato especial con el sindicado Bacchiani, llegando a ser personas de confianza del mismo, cumpliendo roles específicos en la estructura delictiva".

Los tres fueron procesados sin prisión preventiva y además se les trabó embargo por 200 millones de pesos.

Lavado de activos

A pesar de los argumentos esgrimidos por Vehils Ruiz, Contreras consideró que su fundamentación al pedir el procesamiento por lavado de activos fue "aparente, ya que no se encuentra constatado mínimamente que el dinero recibido por parte de los sindicados en este acápite provengan de alguna actividad delictual de los 'inversores'". Sostuvo que no incurrieron en lavado de activos "toda vez que tanto la recepción por parte de los imputados del dinero se efectúa en 'negro' o sea sin control ni declaración ante organismos a tal fin, como así también su colocación en Adhemar Capital SRL y finalmente el pago de renta nuevamente a los inversores, el cual también se produce de la misma forma" sin haberle intentado dar una apariencia lícita.

Apelación

Al pedir que se revea el fallo, Vehils Ruiz reiteró que "el delito es la captación mediante ardid, para ser incorporados a la masa de dinero que manejaba la empresa (...) al que se le pretendía dar apariencia lícita incorporándolo al mercado de capitales, la formación de empresas, la adquisición de bienes o inmuebles”.

Insistió en que con una red de negocios se dio apariencia de legalidad a los capitales "recibidos ilegítimamente mediante los delitos de intermediación financiera no autorizada y defraudación (...) transformando la naturaleza ilícita del provecho material que se había obtenido, integrándolo y permitiendo su confusión con el resto del patrimonio de los imputados”.

Aylan y Donato

En su fallo del 6 de octubre, Contreras procesó a Aylan por "intermediación financiera sin autorización, en concurso ideal con lavado de activos y defraudación, todo en concurso real con asociación ilícita, en carácter de coautora".

La mujer estuvo a cargo de la sucursal o casa recaudadora ubicada en Yerba Buena, en la capital tucumana.

En cuanto a Donato -que ocasionalmente manejó la sucursal de Cerro de las Rosas en Córdoba, en reemplazo del actualmente prófugo Augusto García Alaimo-, Contreras consideró que junto a Aylan "formó parte de la estructura central de la empresa Adhemar Capital SRL, conociendo cómo era la operatoria de la misma toda vez que estas personas dirigían la misma en las provincias referidas".

Donato quedó procesada por "intermediación financiera sin autorización en concurso ideal con lavado de activos y defraudación, todo en concurso real, con asociación ilícita".

Ambas fueron procesadas sin prisión preventiva.

En su fallo, Contreras aseveró que "no se ha alcanzado el grado de probabilidad suficiente para el dictado del procesamiento en sus contras, toda vez que del análisis de la prueba recabada en la pesquisa, no se ha constatado los requisitos necesarios para considerar que las mismas hayan cometido 'autolavado'”.

En este contexto, Vehils Ruiz hizo hincapié en que las dos recibieron y enviaron "distintas criptomonedas, ocultando patrimonios y haciendo dificultoso su decomiso, a sabiendas de que el dinero virtual fue producto del ilícito, con el fin de que estos adquieran la apariencia de tener origen lícito".

Seguí leyendo

Te Puede Interesar