domingo 23 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Abusos sexuales eclesiásticos

Sin resoluciones en los casos Moisés Pachado y Rasguido

El exsacerdote de Andalgalá nunca estuvo detenido. En marzo se cumplen ocho años de la denuncia en su contra

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
10 de enero de 2022 - 00:04

Tres son los casos de abuso sexual eclesiástico que se registraron en la provincia. Solamente el del cura Juan de Dios Gutiérrez llegó a juicio, pero aún está sin condena firme. Los otros dos siguen en la etapa de investigación sin que los expedientes lleguen a la etapa de debate oral.

Renato Rasguido era sacerdote de la parroquia de Andalgalá cuando en marzo del 2014 fue denunciado por la madre de un adolescente de 15 años al que habría comenzado a abusar sexualmente dos años atrás. En dos meses se cumplirán ocho años de la denuncia y la causa todavía naufraga por las oficinas judiciales sin una resolución.

Rasguido está imputado por los delitos de “abuso sexual simple agravado en concurso ideal con corrupción de menores" y "abuso sexual con acceso carnal agravado en concurso ideal con corrupción de menores", dos hechos de cada imputación, los cuales se agravan por su condición de ministro de un culto religioso. En un hipotético juicio y de ser hallado culpable bajo estas acusaciones, el cura recibiría una pena cercana a los veinte años de prisión. Sin embargo, pese a la grave acusación nunca estuvo detenido lo cual se contrapone con otros hechos juzgados en los últimos años en los que los sospechosos llegaron a juicio privados de su libertad pese a contar con acusaciones similares o leves.

En noviembre pasado, la Cámara Penal N° 1 condenó a 12 años y 6 meses de prisión a un hombre que estaba imputado por “abuso sexual simple agravado por el vínculo” y “abuso sexual con acceso carnal agravado”. El hecho había ocurrido en Andalgalá y el imputado había llegado detenido al juicio. En marzo del 2021, la Cámara Penal N° 2 condenó a once años de prisión a un hombre acusado de abusos sexuales contra sus hijos. Había sido denunciado dos años antes y desde entonces estaba detenido. Otro ejemplo es el de un profesor de danzas que había sido condenado y llegó a juicio detenido. Finalmente, fue condenado a 5 años por “abuso sexual simple agravado por su condición de educador”.

La causa fue elevada a juicio en tres oportunidades por la exfiscal de Andalgalá, Marta Nieva. En las dos ocasiones anteriores (2017 y 2019), la Cámara de Apelaciones hizo lugar a sendos planteos de nulidad realizados por Luciano Rojas, abogado de Rasguido. La causa se encuentra en la Cámara de Apelaciones desde mitad del año pasado aproximadamente, según informaron las fuentes consultadas por El Ancasti.

Pachado, sin definiciones

La denuncia contra Moisés Pachado es la más reciente pero los hechos son los más antiguos. Según la denuncia presentada por Ingrid, la damnificada, los ataques sexuales se habrían producido entre 1997 y 2000, en la localidad de Hualfín, en el departamento Belén.

El escenario de los ultrajes, según la investigación, fue la parroquia en la que el religioso oficiaba las misas. Los escandalosos hechos salieron a la luz en el 2018 cuando ella decidió publicar en Facebook la historia. Días más tarde rubricó esa presentación ante la Fiscalía de Belén y Pachado fue imputado por dos hechos de abuso sexual. En el camino, la Cámara de Apelaciones rechazó dos pedidos de prescripción. El último llegó hasta la Corte de Justicia que no hizo lugar a la presentación por considerar que no era el momento para analizar la cuestión y ordenó que se siga investigando. Esto sucedió a fines de junio del 2021 por lo que la causa retornó a la Fiscalía desde donde se ordenaron una serie de medidas. Una de ellas fue la realización de un careo entre la víctima y al sacerdote Dardo Olivera, que era su padrino. De acuerdo a la versión de la damnificada ella le había confesado a Olivera haber sido abusada por Pachado. No obstante, el religioso señaló que no se acordaba de esa circunstancia.

Tras el receso de verano, la Fiscalía debe definir si pide la elevación a juicio de la causa.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar