jueves 13 de junio de 2024
Editorial

Peligrosamente endeudados

En épocas de crisis no todos los sectores pierden. En los primeros seis meses de gobierno libertario...

En épocas de crisis no todos los sectores pierden. En los primeros seis meses de gobierno libertario, en un contexto de caída generalizada de la economía, hubo por ejemplo dos sectores que embolsaron grandes ganancias: las empresas energéticas y los bancos. Y hay otro sector, vinculado con el mundo financiero, que ya venía en franco crecimiento pero que en el semestre último logró expandirse aún más: las empresas del sector que técnicamente se conoce como de Proveedores no Financieros de Crédito. Se trata de empresas que no son bancos pero otorgan préstamos a tasas muy altas.

Según un informe del Banco Central, son 469 las empresas de estas características que operan en el país, aunque hay muchas más que no están inscriptas, es decir, que operan de un modo informal. La caída del poder adquisitivo de salarios y haberes jubilatorios empuja a muchas personas a recurrir a préstamos de estas entidades para poder llegar a fin de mes. Lo hacen cuando ya no pueden acceder a créditos otorgados por organismos públicos –la ANSES, por ejemplo- o bancos, con tasas más accesibles.

El Programa de Investigación Regional Comparada integrado por 140 Investigadores e investigadoras de 13 universidades nacionales elaboró un informe que muestra que las familias argentinas están cada vez más ajustadas y endeudadas.

En un contexto social de fuerte crecimiento de la pobreza (se incrementó en 11 puntos porcentuales entre diciembre y marzo) y la indigencia (se duplicó en el mismo periodo), las conclusiones generales del estudio indican que 4 de cada 10 hogares tienen menos comida en su mesa, dejan de pagar servicios básicos y se endeudan para sobrevivir.

Según los datos relevados por el trabajo de los investigadores universitarios, el 17% de hogares dejó de hacer una comida al día, mientras que en el 11% del total se redujo la cantidad de alimentos servidos a los niños. Además, el 64% hogares de trabajadores registrados se endeudó y 20% no llegó a pagar los servicios públicos. La situación es más grave aún en el caso de trabajadores no registrados y cuentapropistas.

El endeudamiento de los ciudadanos va en aumento. En muchas oportunidades, los préstamos se solicitan para cancelar otros tomados con anterioridad. Se genera así una cadena de deudas que coloca al endeudado en una situación del altísimo riesgo financiero. Las experiencias registradas en otras crisis de parecidas características –como la del 2001-2002-, indican que la situación se vuelve realmente explosiva cuando se cortan las cadenas de pago.

Esta situación aún no se ha dado de un modo generalizado. Pero de no haber una recomposición salarial y un freno a la sangría de despidos que atraviesa a la economía argentina, sobre todo en el Estado, la industria y la construcción, el problema puede propagarse peligrosamente.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar