lunes 8 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

$4.110.000 injuriantes

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner cobra ya de la ANSES 4.100.000 pesos mensuales...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
13 de julio de 2022 - 00:15

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner cobra ya de la ANSES 4.100.000 pesos mensuales, el equivalente a 110 jubilaciones mínimas, mientras la Suprema Corte de Justicia de la Nación demora una sentencia sobre la doble pensión vitalicia a la que accedió gracias a los servicios prestados por la titular del organismo Fernanda Raverta, encumbrada por su dedo soberano y su exsecretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, quien como Procurador del Tesoro había anulado una resolución que la obligaba a optar por uno de los dos beneficios.

Mientras cada vez más argentinos se debaten en la angustia de la miseria y la sociedad padece una incertidumbre acrecentada por sus peleas con Alberto Fernández, Cristina engulle semejante fortuna, regalada arbitrariamente por Raverta, tal vez en una muestra de agradecimiento a su madrina política.

La ANSES apela invariablemente hasta la última instancia judicial todas las sentencias favorables a jubilados y pensionados, si es que la muerte de los perjudicados no interrumpe el procedimiento antes, pero en el caso de Cristina decidió hacer una excepción.

Para Raverta, que se la obligara a elegir entre la pensión como viuda del expresidente Néstor Kirchner y la que le corresponde por ser expresidenta era otro de los tormentos pergeñados por el macrismo y no algo consistente con el más elemental de los sentidos comunes, sobre todo por la situación de quiebra del sistema de seguridad social. Independientemente de eso, la propia ley prohíbe cobrar dos asignaciones vitalicias en forma simultánea.

Cristina accedió a pagar impuesto a las Ganancias y renunció a cobrar su salario como Vicepresidenta, restricciones de la angurria que ella misma se encargó de postular como renunciamientos a insistir con que le correspondía tragar todo y que sus acólitos celebraron como otra muestra de su generosidad sin límites.

A otros el Estado le niega la posibilidad de hacer tamaños ejercicios de filantropía.

Decenas de miles de jubilados esperan figurar en las listas de pagos y que el importe de la cancelación sea el correcto, pues de lo contrario deben iniciar un nuevo juicio por “mala liquidación de sentencia”.

Según el informe que elevó en junio del año pasado al Congreso el entonces jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, había cerca de 270 mil juicios trabados contra la ANSES por jubilados víctimas de malas liquidaciones. De estos, unos 80 mil tenían sentencia favorable firme, pero aún aguardaban que les paguen.

La ley previsional establece que las sentencias firmes deben ser canceladas dentro de los 120 días, con el pago de la retroactividad desde dos años anteriores al inicio del juicio y el reajuste de los haberes corrientes.

Esto no se cumple porque ANSES abona todos los años la partida que marca el Presupuesto Nacional.

La millonada ofrendada a Cristina es un privilegio obsceno e injuriante para la deprimida clase pasiva, variable de ajuste fiscal perpetua.

110 jubilaciones mínimas de $37.525: eso es lo que la ANSES no puede pagar para satisfacerle los honores a la Vice, que deben computarse doble por pertenecer al linaje de Néstor ¿Qué puede esperarse para cuando se jubile Máximo, el hijo bipresidencial?

Esta contribución personal a la quiebra del sistema previsional no fue obstáculo para que Cristina instigara a sus espadas a sancionar en el Senado bajo su mando una nueva moratoria jubilatoria para calzar más gente que no haya hecho aportes.

Sería un acto de justicia social encontrar la vuelta para financiar esta inclusión, pero el financiamiento de sus desvaríos no es algo que le preocupe. Es un problema ajeno a ella, quien tiene Zaninnis y Ravertas siempre prestos a cumplirle los caprichos.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Intervención. A cargo de personal de la Comisaría Quinta.

Te Puede Interesar