Fue 1 a 1

Defensa y Atlético empataron en Florencio Varela

sábado, 18 de agosto de 2018 · 19:10

En medio de un trámite vertiginoso y por demás cambiante, Defensa y Justicia y Atlético Tucumán terminaron igualando en un gol, al cabo de un entretenido encuentro disputado esta tarde en el estadio "Norberto Tomaghello", en el marco de la segunda jornada de la Superliga.

Ricardo Noir, a los 5 minutos del complemento y mediante un gol olímpico, inauguró el marcador para el "Decano", en tanto que Alexander Barboza Ullúa niveló el score para el dueño de casa mediante la ejecución de un tiro penal, a los 38.

La visita terminó con un hombre menos por la expulsión de Guillermo Acosta, a los 45 minutos de la segunda etapa.

El excelente estado del campo y el buen pie de muchos de los protagonistas permitían inferir un juego atractivo que el devenir de los noventa minutos se encargó de confirmar.

Un local con una línea de tres diagramó una pléyade de mediocampistas para hacerse poseedor del balón e intentar lastimar. La primera mitad de la etapa inicial resultó dominada por el elenco de Beccacece ya que Atlético parecía no poder descifrar el jeroglífico que urdió el DT local.

Promediando el período el "Decano" se acomodó mejor y se retiró al entretiempo con una mejor imagen que su adversario.

A todo esto Defensa se fue consumiendo en su impotencia ante un Atlético que apenas iniciado el complemento pudo reflejar en la red su notoria mejoría a través de un gol olímpico de Noir, quien después de hacerse cargo de un tiro de esquina desde la punta izquierda se aprovechó de un error de cálculo del arquero Unsain y del defensor Bareiro para colocar en ventaja a su equipo.

El pragmático Zielinski ordenó un escalonamiento de su equipo procurando definir el pleito a través de alguna réplica e intentado dosificar las energías debido a que casi se ve obligado a utilizar mayoría de titulares en el torneo vernáculo pese a disputar la Copa Libertadores, debido al bajo promedio que ostenta.

Un "Halcón" enceguecido no se dio nunca por vencido aunque pocas veces logró conformar un mecanismo aceitado para comprometer a un Atlético seguro de sus fuerzas y que solo se estaba viendo afectado mediante algún desesperado arrebato anímico de su oponente.

Empero, el ampuloso árbitro Espinoza cobró una discutible infracción de Acosta a Martínez en el área cuando ambos jugadores se sujetaban entre sí, lo que provocó el empate de Barboza Ullúa mediante un penal, circunstancia que es pertinente reconocer le da un tinte de justicia al marcador final premiando al enjundioso conjunto local y castigando a un Atlético que se "enamoró" del triunfo antes de tiempo.

 

Más de

Otras Noticias