viernes 14 de junio de 2024
Motor

¿Se vienen los guardabarros para los autos de F1?

Ferrari estuvo probando estos elementos como una forma de mejorar las condiciones de visibilidad en las carreras con pista mojada. Se trata de un dispositivo “anti-spray”.

Hace unos años, cuando la FIA intensificó su campaña para incrementar la seguridad de los pilotos en la Fórmula 1, nos sorprendimos al ver los monoplazas con el agregado del dispositivo denominado Halo, una especia de pequeña “jaula antivuelco” instalada por sobre el cockpit.

Con ese agregado los autos se veían muy feos, pero con el tiempo nos acostumbramos a esa curiosa estética, aunque a muchos aún (se estrenó en 2018) todavía les cuesta asimilarlo.

Ahora, al parecer, enfrentaremos una situación similar, pero con los guardabarros “anti -spray”.

La FIA está experimentando con un nuevo dispositivo cuya finalidad es mejorar las condiciones de visibilidad de los pilotos cuando la pista está mojada. Para eso han desarrollado unos carenados de fibra de carbono para los neumáticos los cuales fueron creados para estudiar cómo se comporta el flujo de agua que genera el spray que dificulta la visibilidad a los pilotos que circulan por atrás.

Un Ferrari F1-75 con neumáticos de lluvia, conducido por Athur Leclerc (piloto de la Academia Ferrari y hermano de Charles Leclerc), recorrió el circuito de Fiorano (Italia) mojado artificialmente con el sistema de guardabarros anti-spray instalado.

Primero, giró con el equipo completamente cerrado, y luego se fue abriendo gradualmente, (primero el sector frontal, más tarde los laterales), para evaluar el impacto de cada cambio en la creación de la estela de agua que recibía el SF-24 conducido por Oliver Bearman.

Estos ensayos intentan determinar dónde se produce el mayor flujo de spray y, eventualmente, reducirlo.

También se analizan la canalización del agua a través del difusor trasero y el agua aspirada desde el fondo por el efecto suelo y que luego es disparada por el extractor.

Los ingenieros de la FIA quieren saber si alcanza con limitar la dispersión del agua generada por los neumáticos de lluvia para garantizar una visibilidad menos problemática a los pilotos.

Sin embargo, este sistema tiene un problema: esos guardabarros están anclados al buje de las ruedas, por lo que una parada rápida en boxes en carrera sería imposible.

Los especialistas ya tienen la información necesaria, así que habrá que esperar para saber si encuentran una solución para resolver el problema que representa la pista mojada.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar