Caminata por la Vida

Marcharon al cumplirse once años de la represión en Andalgalá

martes, 16 de febrero de 2021 · 11:36

Cientos de vecinos marcharon ayer en Andalgalá en una nueva Caminata por la Vida y la Memoria al cumplirse 11 años de la represión a ambientalistas que se manifestaban en contra de la megaminería. También estuvieron presentes vecinos de otras localidades del oeste catamarqueño e incluso de otras provincias, que se sumaron a la conmemoración.

La caminata fue organizada por la Asamblea El Algarrobo. Previamente, en el camino a El Potrero se realizó la mesa de relatos sobre la represión “Narrar la memoria”, tras lo cual los manifestantes marcharon hacia la plaza de Chaquiago. 

La Asamblea El Algarrobo se pronunció al respecto a través de un documento, en el que sostuvo que “el 15 de febrero de 2010 se vivió un día que quedó plasmado en la memoria colectiva de esta comunidad”.

Rememoraron que la Asamblea se creó en 2009, emplazada en la intersección de dos distritos –Chaquiago y El Potrero- para “hacer frente al megaproyecto minero Agua Rica”

“Llegó el mes de febrero de 2010, y con él distintas visitas de otros puntos del país que manifestaban su solidaridad y acompañamiento en la lucha. En una noche de ese febrero, una multitudinaria manifestación se hizo presente alrededor de la plaza principal de Andalgalá, poniendo de manifiesto la fortaleza de la población que no aprobaba bajo ningún punto de vista la explotación de sus cerros ni la devastación de sus bienes comunes”, señala el escrito.

Y añade: “La demostración de fuerza comenzó con la intimación de la fiscal Marta Nieva para desalojar el bloqueo selectivo, bajo apercibimiento de numerosos efectivos de las fuerzas policiales provincial especial (Grupo Kuntur) y policía local que habían rodeado la asamblea. Esto desembocó en un gran avasallamiento hacia el pueblo el día 15 de febrero de 2010: en horas de la tarde la policía comenzó el operativo de represión y detención de las y los vecinos que, ordenada por el Juez Rodolfo Cecenarro con el aval y la complicidad del poder político de aquel año, el gobierno del Frente Cívico y social de Brizuela del Moral y el intendente del Frente para la Victoria José Perea”.

Para El Algarrobo, aquel episodio “marcó un punto de inflexión en la historia de nuestro pueblo: ya cuando los primeros rayos del sol desparecían y la noche asomaba, las imágenes que quedaron registradas en la memoria y para la memoria dieron cuenta de la arrogancia y la avaricia de un grupo de habitantes ostentosos de Andalgalá autodenominados “proveedores mineros”. Ellos embistieron contra sus vecinas y vecinos, mientras los estruendos de las balas de las fuerzas policiales les abrían el paso disparando a quemarropa y tirando gases lacrimógenos en el interior del terreno de la asamblea. No les importaba que allí se resguardaran niñas y niños, mujeres y hombres de todas las edades”.

“Luego de esta serie de atropellos y atentados consumados contra los vecinos en El Algarrobo, Andalgalá salió a las calles, al lugar de reunión de siempre, a la plaza, adonde continuó la represión para dispersar a los manifestantes. Las vecinas y vecinos permanecieron hasta altas horas de la madrugada sin doblegarse y mostrando su poder para decir basta al engaño, la prepotencia y la avaricia de unos cuantos”, finaliza el documento.
 

Otras Noticias