el empresariado apuntó a las tarifas, el escaso crédito y la importación

Para CGERA, el plan económico fracasó y se necesita un pacto social

Marcelo Fernández apuntó a que no es un error del Gobierno, sino que hay intencionalidad en la presión a las pymes.
jueves, 23 de mayo de 2019 · 04:05

Marcelo Fernández, titular de la Confederación Empresaria de la República Argentina (CGERA), fue crítico con la política económica del Gobierno nacional y destacó la necesidad de un pacto social entre trabajadores, empresarioes y el Estado para sacar adelante al país.

En diálogo con El Ancasti, Fernández cuestionó que el plan económico del Gobierno “fracasó” y causó estragos en la sociedad y en las pymes. Apuntó a las tarifas, a la vulnerabilidad financiera y a la apertura de importación como los detonantes de la situación que atraviesa el país.

“Quedó demostrado que el plan ha fracasado y lo que se trató de hacer con el alza de tarifas, para que se reajusten rápidamente y tengan una incidencia para inversión de las empresas. Lo hemos pagado los usuarios con un 3000% de aumento, con lo cual no solo vulneró el  bolsillo de los trabajadores, de los consumidores, sino también el de las pymes”, dijo.

Señaló que muchas pymes electrodependientes prácticamente dejaron de producir, “porque eran impagables las tarifas”.
Apuntó también a las altas tasas de interés vigentes , del 75%.

"Financiarse es imposible, porque es impagable”, dijo.

“Nadie tiene esa tasa de retorno en su empresa, con lo cual es imposible financiarse para adquirir bienes de capital, invertir o pagar deudas”, dijo.

Señaló además que hay falta de acceso al crédito y que la política de importaciones fracasó. “Hay sectores que realmente han sido muy perjudicados por esta facilidad para importar, que no fue de insumos, ni bienes de capital, ni inversiones productivas, sino de productos terminados, que producimos en Argentina, con lo cual se han destruido puestos de trabajo y a las pymes que se habían desarrollado en el mercado interno”, explicó.

Abordó la baja en el poder adquisitivo del salario y dijo que repercutió indefectiblemente en el mercado interno.

“Esto ya quedó demostrado que no sirve, porque retrotrae la actividad y realmente es muy perjudicial para las pymes y para el mismo Estado, porque deja de recaudar”, analizó.

Cuestionó que la política aplicada por el Gobierno nacional ya no es un error, “sino un plan económico de ajuste, de baja en la actividad del mercado interno, y que las industrias no competitivas no participen en el sector productivo”, apuntó.

“Creo que hay más un negocio económico financiero en la Argentina. El negocio de las altas tasas de interés, de las devaluaciones, de los instrumentos financieros, de las lebacs, las liquid. El banco prefiere colocar dólares a este interés, antes que prestar a las pymes que tienen riesgo y que evidentemente no las van a poder pagar”, apuntó.

La CGERA se reunió recientemente con la CGT y además de acordar sumarse al paro nacional previsto para fines de este mes, se consensuó la posibilidad de avanzar en un congreso de los sectores productivos de cara a las PASO.

Fernández dijo que se pretende elaborar una propuesta clara sobre las necesidades, virtudes y proyectos de los sectores productivos para avanzar en un plan nacional que apueste a la recuperación económica del país.  Se refirió a una apuesta a "un plan productivo nacional por 5 o 10 años, para que tengamos previsibilidad los sectores productivos y los trabajadores”.

Señaló que está al tanto de la situación que se vive en todo el país y abordó particularmente en Catamarca el impacto en la industria generado a partir del cierre de Alpargatas. Cuestionó que hoy el Gobierno nacional no tiene voluntad de sostener la industria en el interior del país. “Recuerdo que en 2001 cuando visitaba la provincia, hubo muchas gestiones para sostener Alpargatas y hoy evidentemente no hay, no hay voluntad de sostenerla”, dijo.

“Venimos desde hace mucho tiempo pregonando un acuerdo social entre trabajadores y empresarios, con el Estado presente. Todos los sectores debemos sentarnos a ver qué país queremos”, dijo. Evaluó que el sector cree en que "es una herramienta que va a tener que operar el próximo gobierno, no le queda otra, porque de esto vamos a tener que salir entre todos”, consideró.

Una plaza para Gelbard

En una de las visitas del presidente Mauricio Macri a Catamarca, el intendente Raúl Jalil le regaló el libro "El burgués maldito", la biografía de José Ber Gelbard, fundador de la CGE, escrita por María Seoane.

No se sabe si Macri lo leyó, pero Gelbard, inmigrante polaco que inició su carrera en Catamarca, será homenajeado por Jalil con una plaza que llevará su nombre y un busto que donará la CGERA.

 

Otras Noticias