en el marco del día de la inmaculada concepción

Macri y Fernández, juntos en la misa por "la unidad y la paz"

Durante la ceremonia religiosa, el arzobispo de Luján pidió "no caer en la tentación de querer destruir al otro".
lunes, 9 de diciembre de 2019 · 01:03

El presidente, Mauricio Macri, y al mandatario electo, Alberto Fernández, participaron de la misa "por la unidad y la paz" que realizó la Iglesia Católica en la Basílica de Luján en el marco del Día de la Inmaculada Concepción de María. El hecho se concreta a dos días del cambio de mando entre el presidente saliente y el entrante.

Aunque llegaron por separado, los dirigentes caminaron juntos hacia la primera fila montada de cara al escenario en el que el arzobispo de Mercedes-Luján, Jorge Eduardo Scheinig, llamó a construir desde el diálogo, dejar atrás las divisiones y priorizar a los pobres del país.

La presencia conjunta de los dirigentes llevó a que en el público se mezclaran muestras de apoyo con insultos hacia ambos lados.
Macri fue cuestionado por la creciente pobreza divulgada la última semana por la UCA, mientras que Alberto Fernández recibió críticas por su respaldo a la legalización del aborto, proyecto de ley que impulsará a partir del año que viene.

Mientras Scheinig pedía dejar de reducir a los pobres "a un hecho sociológico o macroeconómico", Macri y Fernández conversaron varias veces en voz baja.

El diálogo se extendió en varias ocasiones a la primera dama saliente, Juliana Awada, quien se fundió en un cálido abrazo con el presidente electo al terminar la misa.

El líder del Frente de Todos y el mandatario saliente estuvieron acompañados por numerosos dirigentes de máxima cercanía. Por el lado de Macri, asistieron Marcos Peña y todo el equipo de ministros, además de varios secretarios y senadores.

Alberto Fernández llegó con un amplio equipo compuesto por más de una decena de futuros ministros, como Santiago Cafiero, Felipe Solá, Daniel Arroyo y Gustavo Beliz.

La gran ausente fue la vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner.

"No caer en la tentación"

En su homilía, Scheinig pidió "no caer en la tentación de querer destruir al otro".

El arzobispo pidió "volver a dialogar" y construir políticas que "trasciendan los gobiernos" y consideró que "necesitamos promover una cultura del encuentro" y "volver a dialogar todas las veces que sea necesario".

"Estamos agotados de tantos desencuentros y peleas. No se trata de una unidad homogénea o hegemónica, sino de una unidad necesaria para construir el país deseado y salir del laberinto en el que nos encontramos", manifestó.

Además, consideró que "ninguna persona o grupo en soledad o aislado es la Patria", y argumentó: "La Patria somos todos. La comunión entre nosotros no es una cuestión estratégica, hace a la esencia de lo que somos en el origen y a lo que podemos ser en el destino común".

En sintonía, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Vicente Ojea, convocó a "reconectarnos con la realidad", y afirmó: "A veces creemos que la realidad es un espectáculo que sucede fuera de nosotros".

"El Papa (Francisco) nos convoca a un trabajo cuerpo a cuerpo. Tenemos que ponerlos a los más necesitados en el centro del camino de la Iglesia. Que la prioridad esté en el cuidado de los más pobres y de los más frágiles", manifestó.

"El secreto es respetarnos"

Al finalizar la ceremonia religiosa,  Fernández afirmó que "el secreto es respetarnos, no pensar igual".

"Fue una misa muy emotiva y muy linda. Es una aprendizaje para todos los argentinos, llegó la hora de estar juntos para siempre. Debemos respetarnos, el secreto es respetarnos, no pensar igual", enfatizó Fernández al retirarse de la celebración religiosa junto a su pareja, Fabiola Yáñez.

En declaraciones a la prensa, el futuro jefe de Estado resaltó que la Iglesia ha hecho "un enorme esfuerzo para unir a los argentinos".n

Otras Noticias