Sin soluciones ni ánimo de escuchar

El ministro Etchevehere vino a Catamarca con las manos vacías.
viernes, 10 de agosto de 2018 · 12:26

El ministro de Agroindustria Luis Etchevehere llegó a la provincia con más pena que gloria. Vino a Catamarca para participar de un acto de inauguración de un frigorífico avícola, pero sin solución alguna para las múltiples problemáticas que tiene la provincia en los temas de competencia de su cartera.

Si los funcionarios nacionales del área siempre –o casi siempre- han tenido dificultades para interpretar la realidad de las provincias del noroeste argentino, más en este caso. Es que Etchevehere arribó a la función luego de su paso como presidente de la Sociedad Rural, que si bien tiene filiales en todas las provincias, representa claramente los intereses de los grandes productores de la Pampa Húmeda.

Su gestión, en consecuencia, está orientada de manera casi exclusiva a promover políticas beneficiosas para la zona núcleo de la agricultura y ganadería argentina. 

Desconoce Etchevehere el peso que tienen las enormes restricciones en la capacidad de subsistencia los productores de esta región de la Argentina: los costos de la energía, del flete, de los insumos, los problemas en general de las condiciones de producción que afectan la rentabilidad de los emprendimientos hasta tornar a muchos de ellos insustentables.

La entrega de algunos subsidios o la participación en actos protocolares no justifican la visita de un ministro. Funcionarios de este rango deben traer soluciones concretas de corto, mediano y largo plazo, o al menos la predisposición sincera para escuchar a los productores locales, que tienen mucho para decir pero casi nunca son atendidos en sus demandas. 

El ministro de Agroindustria no trajo a Catamarca, en su efímero paso, ni soluciones ni oídos prestos. 
 

Otras Noticias