martes 27 de febrero de 2024
Abuso sexual eclesiástico

López Márquez: la defensa apeló la elevación a juicio

La defensa del cura López Márquez insiste con la prescripción de la causa. La Cámara de Apelaciones deberá resolver.

Eduardo López Márquez busca evitar que la causa por abuso sexual y corrupción de menores llegue a juicio. Su abogado defensor presentó el recurso de apelación por lo que la cuestión será dirimida ahora ante el Tribunal de Alzada.

Fuentes judiciales consultadas por El Ancasti señalaron que Marcos Gandini, abogado de López Márquez, presentó el recurso ante el Juzgado de Control de Garantías de la Sexta Circunscripción Judicial, a cargo de la jueza Corina Pérez. Según trascendió, Gandini planteó la prescripción de la causa y pidió que sea anulada la elevación a juicio de la causa.

El 30 de junio, la jueza Pérez había rechazado la oposición a la elevación a juicio y confirmó el dictamen realizado por la fiscal de la causa, Virginia Duarte Acosta. La defensa de López Márquez tenía un plazo de tres días hábiles para atacar el fallo y hoy se confirmó que se planteó el recurso de apelación.

No es la primera vez que la causa contra el sacerdote llega a instancias de la Cámara de Apelaciones. En septiembre del 2022, el tribunal de Alzada integrado por Rosa Elena Berrondo Isí, Marcelo Soria y Mauricio Navarro Foressi rechazó el planteo de prescripción presentado por la defensa. Finalmente en marzo, la fiscal Duarte Acosta lo imputó por tres hechos de abuso sexual y corrupción de menores agravada. Fue llamado a indagatoria y se abstuvo de prestar declaración.

El 7 de junio, Duarte Acosta firmó el dictamen y pidió la elevación a juicio de la causa que tuvo la posterior oposición de la defensa. La jueza Corina Pérez rechazó el planteo y solicitó que se confirme la citación a juicio y el expediente sea elevado a la Cámara del Crimen que corresponda.

En sus fundamentos, la jueza Pérez advirtió “la relación de autoridad y poder que ejercía López Márquez, a raíz de la amistad y relación familiar que había con el denunciante”. A la vez, enfatizó sobre “la marcada incidencia que tenía (el acusado) en sus vidas”. Un testigo había manifestado que le resultaba extraño “cuánta incidencia tenían en la familia del denunciante las decisiones de los sacerdotes”.

“La envergadura de los hechos que vivió y el contexto en él que vivía hacen absolutamente impensable que pueda la víctima salir de ese pacto de silencio hasta contar con los recursos que permitan tal situación. Generalmente el niño no encuentra las palabras adecuadas para expresarlo a esa edad y de esa manera suele quedar oculto durante años. La vergüenza que sienten por el acto es un sentimiento de incongruencia entre lo que se está haciendo y lo que sería correcto hacer. Por lo que todo lo que lo enfrente a la sexualidad explícita y a la invasión de los límites de su cuerpo suele provocar vergüenza en los niños. Aun los más pequeños a quienes nada se les ha enseñado respecto del pudor y las buenas costumbres, sienten nervios y vergüenza, ya que pueden intuir que lo que se les ha estado haciendo no ha sido correcto”, detalló.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Muerte. Liliana apareció muerta en diciembre de 2010 en Capayán.

Te Puede Interesar