viernes 23 de febrero de 2024
Mala praxis

La Corte denegó recurso a médicos condenados por mala praxis

Los médicos habían planteado el recurso extraordinario federal para presentar el caso en la Corte Suprema de Justicia de la Nación pero fue rechazado.

Ricardo Monferrán y Alberto Ramos fueron hallados culpables, en noviembre de 2021, por la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación, en los delitos de “homicidio culposo” y “falsedad ideológica de documento público”. En consecuencia, se condenó a Monferrán a la pena de dos años y seis meses de prisión en suspenso para y al doble de inhabilitación para ejercer la profesión –es decir, cinco años-. En tanto que Ramos fue penado a dos años de prisión en suspenso e inhabilitado a cuatro años. Ambos deben cumplir pautas de conducta. Por la mala praxis, un joven de 20 años falleció en 2012. En abril, los médicos plantearon el recurso extraordinario federal para llevar el caso a la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN). Recientemente, la Corte de Justicia catamarqueña rechazó el planteo. Ahora, los médicos sólo tienen la opción de presentar una queja ante la CSJN.

En marzo último, la Corte de Justicia de la provincia había confirmado el fallo de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación. Este Tribunal estuvo integrado por los jueces Luis Guillamondegui, Silvio Martoccia y Mauricio Navarro Foressi. Monferrán fue asistido por el abogado Fernando Contreras Del Pino y Ramos por Gustavo Martínez Azar.

“Los imputados Ramos y Monferrán nunca volcaron su sapiencia y pericia médica para arribar a un diagnóstico certero -incluso, ni siquiera lo intentaron razonablemente, demostrando su falta de diligencia profesional en relación al cuadro de salud presentado ante sus ojos-; poniendo e incrementando, de ese modo, seria y gravemente en riesgo la salud del joven Ortega, con el ulterior desenlace por todos conocidos”, señalaron los magistrados en los fundamentos de la condena.

Expediente

El hecho por el que respondieron Monferrán y Ramos sucedió en junio de 2012. Gustavo Ortega, un joven de 20 años, llegó derivado desde el Hospital de Villa Dolores, Valle Viejo, hasta el Hospital San Juan Bautista. Había llegado con el “abdomen agudo”, con un diagnóstico de presunta apendicitis aguda. En el centro de salud de referencia, le habrían suministrado una medicación contraindicada para su cuadro. A las horas, tras una intervención quirúrgica, el joven Ortega falleció.

La madre del joven, representada por el abogado del foro local Daniel Ortega, impulsó la querella contra los médicos que desatendieron a su hijo. En noviembre de 2021, Monferrán y Ramos ocuparon el banquillo de los acusados en la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación. Un tercer médico también llegó imputado pero fue absuelto.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
trasladan a condenado por homicidio culposo al servicio penitenciario

Te Puede Interesar