domingo 14 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
La iniciativa cuenta con media sanción de Diputados

El testimonio de chicos y chicas podría ser regulado por Ley

Ingresó a la Cámara de Senadores el proyecto de Régimen para los casos que sean víctimas o testigos de delitos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de julio de 2022 - 00:05

Con la idea de garantizar los derechos de niños, niñas y adolescentes que hayan atravesado por una situación de violencia, desde la Legislatura catamarqueña se impulsa un proyecto para implementar un Régimen Procesal para la Recepción de Declaraciones de Chicos y Chicas Víctimas o Testigos de Delitos. La iniciativa fue impulsada en 2017, por la diputada Cecilia Guerrero y ya cuenta con media sanción de la Cámara baja. La semana pasada, el proyecto ingresó a la Cámara de Senadores y tomó estado parlamentario. En breve, podría convertirse en Ley.

Actualmente, niños, niñas y adolescentes forman parte del grupo de personas socialmente vulnerables. De acuerdo con las estadísticas judiciales y policiales, chicos y chicas suelen ser víctimas (como así también testigos) de delitos contra la integridad sexual, violencia familiar o de género y de delitos contra la propiedad en las que hubiera mediado violencia (como el uso de armas).

“El establecimiento de normas claras persigue la finalidad de asegurar en todos los casos el interés superior del niño, niña, adolescente o incapaz, en consideración a su estado madurativo y para enervar el riesgo de afectación psíquica y emocional con la realización de actos y diligencias procesales, así como de pericias que deban realizarse respecto a aquellos. Propugnamos por la sanción de normas jurídicas de naturaleza procesal, que aseguren a los niños, niñas, adolescentes e incapaces que hubieran sido víctimas o testigos de un delito, que sean tratados por jueces, fiscales, peritos y miembros del Cuerpo Interdisciplinario Forense (CIF) o el Equipo Técnico Interdisciplinario, con el debido respeto y la adecuada consideración al estado emocional y psicológico que les hubiera ocasionado la configuración de un delito en su contra, o el haber presenciado el hecho como testigo”, argumentó la legisladora.

En el articulado, el proyecto propone establecer el régimen jurídico procesal destinado a regular las formalidades y condiciones bajo las cuales se tomarán las declaraciones judiciales de niños, niñas y adolescentes o incapaces que resulten víctimas o testigos de un delito. La norma será aplicable en los casos en que la recepción de declaraciones de chicos, chicas o personas incapaces, víctimas o testigos, lo sean con relación a delitos que atentan contra la integridad sexual; delitos cometidos en ocasión y como consecuencia de violencia familiar o de género; cualquier otro hecho delictivo cometido en contra de un niño, niña, adolescentes e incapaz o del que éste hubiera sido testigo y que importe afectación física, psicológica o moral del niño, niña, adolescente o incapaz.

En todos los casos, los órganos jurisdiccionales y del Ministerio Público Fiscal tienen obligación de asegurar el interés superior del niño, niña y adolescente o incapaz, a cuyos fines adoptarán las medidas conducentes a fines de evitar o reducir el riesgo de daño psíquico o moral que pueda resultar del acto o diligencia procesal a realizar. Los niños, niñas y adolescentes o incapaces que sean víctimas o testigos de un delito, tienen derecho a ser acompañados durante el acto o diligencia por sus padres, tutores, guardadores o un adulto de su confianza; a ser asistido por un profesional del Equipo Técnico Interdisciplinario, si hubiere riesgo de afectación para su estado físico, psíquico o emocional; a que los exámenes periciales sean realizados en condiciones adecuadas, por profesionales especializados y en un solo acto; a que se respete su integridad, privacidad e identidad, tanto respecto al imputado de la comisión del delito, como a terceros; a que su declaración sea recibida en un ámbito especialmente acondicionado a tales efectos, fuera del ámbito de los despachos oficiales del Juez o Fiscal y a que se evite la victimización secundaria del niño, niña, adolescente o incapaz por parte de los órganos del Poder Judicial y demás auxiliares de la Justicia. La autoridad judicial competente debe informarle al niño, niña o adolescente o incapaz y a su representante legal, acerca de los derechos que le asisten, en forma previa a la realización del acto, diligencia o pericia.

Los miembros de la Policía de la Provincia y de la Policía Judicial no podrán, en ningún caso, tomar declaraciones a niños, niñas y adolescentes que según la Ley no hayan alcanzado la mayoría de edad, o incapaces que sean víctimas o testigos de delito. Si de la denuncia o de la investigación surgiere que un niño, niña, adolescente o incapaz haya sido víctima o testigo de un delito, deben informar la situación al Fiscal de Instrucción Penal competente.

Disposiciones

La Corte de Justicia de la Provincia dictará las normas reglamentarias necesarias para asegurar la operatividad y plena vigencia de las disposiciones de la presente ley. También, entre otras cuestiones fijará anualmente los turnos y el sistema para la designación de profesionales que deban intervenir en la recepción de declaraciones a niños, niñas y adolescentes que no hubieren alcanzado la mayoría de edad, a través de entrevistas a llevarse a cabo por el sistema de Cámara Gessel.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar