Grave

Investigan otro caso de gatillo fácil de la Policía Bonaerense

La justicia investiga la muerte de un joven músico, baleado por un efectivo policial.
lunes, 27 de mayo de 2019 · 19:16

Una fiscal de San Martín investiga la muerte de Diego Cagliero, un músico de 30 años, baleado por policías de la Bonaerense, en Martín Coronado, el domingo 19, horas antes de que en San Miguel del Monte se desatara la masacre. La versión policial circuló durante toda la semana como un "tiroteo tras un asalto comando a un supermercado", durante el cual murió "uno de los asaltantes".

La familia de Diego realizó el sábado pasado una marcha frente a la comisaría de Eufrasio Alvarez, a la que pertenecen los policías involucrados, para denunciar que se trató de otro caso de gatillo fácil. La fiscal Gabriela Disnan, de San Martín, abrió dos causas, una sobre la versión policial, en la que ya indagó a los supuestos comandos y liberó a todos menos a uno (que tenía antecedentes de otro tipo), y otra sobre la actuación policial, apartó a la Bonaerense, llamó a Gendarmería a analizar el tiroteo en el que terminó muerto el joven músico, e investiga a más de una decena de policías que por el momento siguen en funciones. La intendencia de Tres de Febrero, encabezada por Diego Valenzuela, de Cambiemos, tiene como secretario de Seguridad al excapitán Juan Manuel Lucioni, dado de baja por Nilda Garré, por haber participado en un acto de lesa humanidad.

"La fiscal me dijo que si mi hijo estuviera vivo ahora estaría libre", dijo a este diario, sollozando, Adriana García, madre de Diego. Y describió un video, que incorporó la fiscal a la causa, proporcionado por el supermercado Día, en el que se ve al joven músico tomando una caja de hamburguesas de la góndola, "va a la línea de cajas con otros amigos --contó la madre--, salían del velatorio de un amigo, y cuando están por pagar las hamburguesas se ve a mi hijo que ve el altercado afuera, deja las hamburguesas en la caja y sale".

El altercado se produjo porque alguno de los amigos se supone que guardó una petaca con alcohol sin pagar, lo que no justifica de ningún modo la intervención policial a los tiros.

La madre además sostuvo que la camioneta --que según la versión policial que circuló en los medios estaba ploteada con insignias de la empresa Aysa--, es del amigo que la conducía y que trabaja para Aysa desde hace dos años y meses. Y aclaró que en su parte trasera es "ciega" es decir, no se puede ver hacia el exterior. Según la versión policial del comando, la policía sostuvo que los 11 disparos policiales que tiene acreditados por el momento la fiscal respondieron a un disparo desde la camioneta, pero por el momento ni hay pruebas de que se haya disparado, ni hay manera de que desde la parte trasera de la camioneta hubieran disparado "a ciegas".

Luego de la detención, en la que los jóvenes salieron de la camioneta con las manos en alto, los policías sostuvieron que encontraron dos armas. No está demostrado que las llevaran los jóvenes --no es para nada improbable que hayan sido plantadas por los bonaerenses para justificar sus disparos--, pero sí está demostrado que esas armas no fueron disparadas y que una de ellas es de aire comprimido.

Por otro lado, no consta que el supermercado Día haya denunciado que para retirar la petaca se hubiera amenazado con armas a los vigiladores.

Seis de los siete sobrevivientes fueron liberados después de la indagatoria, y el único que quedó detenido lo fue por contar con antecedentes de otro tipo, no vinculados al hecho. Lo que presupone que la fiscal no consideró como válida la versión policial sobre el peligroso comando y que en todo caso se podría haber tratado de una cuestión de hurto de mercadería por parte de alguno de los integrantes del grupo que, por supuesto, no amerita la intervención policial.

 

Otras Noticias