Abuso sexual

Caso Rasguido: padre de la víctima dijo que confía en la justicia divina

El hombre dijo que “debajo de cada sotana hay un hombre y no somos nadie para juzgarlo, será el de arriba el que lo haga”. El próximo martes se sabrá si la causa es elevada a juicio oral.
miércoles, 13 de marzo de 2019 · 10:38

En la sala del Juzgado Correccional 2 esta mañana se llevó a cabo la audiencia para definir si el sacerdote José Renato Rasguido es enviado a juicio o si se declara la nulidad de la causa, resolución que se conocerá el próximo martes. 


En la jornada de hoy, tanto la querella, representada por Silvia Barrientos; como la defensa, a cargo de Luciano Rojas, expusieron sus alegatos y luego el Tribunal de la Cámara de Apelaciones, compuesto por Edgardo Álvarez, Raúl Da Prá y Juan Pablo Morales, definió pasar a un cuarto intermedio para el día martes. 


A la salida de la audiencia, el padre de la víctima brindó declaraciones en las que dijo que “la Justicia es la única esperanza que tengo y la esperanza de la justicia divina. La conciencia le debe remorder y no sé cómo debe dormir y si duerme. Espero que hay justicia, sigo siendo católico a pesar de todo y a mi hijo lo sigo sosteniendo y con la fe que tenemos creo que vamos a salir adelante y lo vamos a lograr”. 


Según denunció el hombre, hay más casos de abusos cometidos por el prelado, pero “nosotros fuimos los únicos con el valor de llegar a esto. A mí me llegaron muchos relatos de las cosas que hacía este sinvergüenza, pero quedaron en la nada. Más de uno se preguntó cómo es que este hombre estaba en la iglesia sabiendo lo que era”. 
Según consideró, “La iglesia no tiene nada que ver, sino que el problema son los que la dirigen. No hay que entreverar las cosas. Debajo de una sotana hay una persona y no somos nadie para juzgarlo, el que está arriba lo va a juzgar”, finalizó.   


Los hechos que se le endilgan a Rasguido ocurrieron entre mayo y noviembre de 2012. La víctima colaboraba con las tareas de la iglesia y en ese ámbito fue que el imputado lo habría contactado.


El caso salió a la luz recién en marzo de 2014 cuando la víctima tenía 15 años y se intentó suicidar. A su hermano, su nuera y su madre les confesó lo ocurrido. Acto seguido la mujer se dirigió a la comisaría para hacer la denuncia penal. Dos meses después el sacerdote fue citado por la fiscal subrogante Soledad Rodríguez, quien lo imputó.
 

Otras Noticias