sábado 3 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Desgarrador relato de la madre de Leandro Centeno

“Era como si lo hubieran arrastrado en carne viva"

Cristina Espeche no dejó de llorar durante todo su testimonio. Involucró a todos los Delgadino en el asesinato de su hijo.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti
Durante la tercera jornada de debate, el desgarrador relato de Cristina Espeche, la madre de Leandro Centeno, conmovió a los miembros de la Cámara Penal Nº1. "Me dijeron que me lo iban a entregar muerto en un cajón y me lo cumplieron”, manifestó conmovida la mujer ante los jueces Fernando Esteban, Carlos Roselló y Fabricio Gershani, implicando tanto a Facundo como a Diego Delgadino en el asesinato de su hijo. También involucró al padre de los dos  jóvenes, Domingo Delgadino, y a Rosa Vera como responsables y apuntó fuertemente contra el desempeño de las Unidades Judiciales y la policía por no buscar a su hijo. "Yo les dije que si algo le pasaba a mi hijo ellos iban a ser los responsables”, recordó. También declaró el marido, Sebastián Centeno.

Espeche realizó un relato pormenorizado desde el 9 de septiembre de 2012 hasta el mediodía del 11 del mismo mes cuando se enteró de que su hijo Leandro había sido asesinado. Las lágrimas cayeron por su rostro en todo momento. Fue alrededor de las 17 del 9 cuando lo vio por última vez. Él iba en una moto que ella no reconoció. Le pidió una campera y un casco y que lo abrigue. Ella lo hizo y también le dio un abrazo y le preguntó qué pasaba. "Quedate tranquila mamá, te quiero mucho”, le dijo y se fue. 

A los 5 minutos un ruido fuerte la asustaron a ella y a su marido, Sebastián Centeno, mientras estaban en su casa. Facundo y Diego Delgadino, un hombre que no pudo reconocer y un menor de unos 12 años estaban en la puerta del domicilio tirando piedras y haciendo estallar los vidrios. Facundo la tomó del brazo y comenzaron a pegarle y exigirle que les diga dónde estaba la moto. En algún momento le mostraron un arma. Su marido, en tanto, no podía intervenir porque lo tenían amenazado. Fueron varios minutos en que estuvieron así hasta que escucharon el ruido de una sirena. Facundo antes de irse le habría dicho: "Acordate vieja hija de puta que a tu hijo te lo entrego en un cajón”.

Ella rogó para que no le hicieran nada, pero ya se habían ido. Desde ese momento comenzó su peregrinar por la Justicia. Según su relato, lo primero que hizo fue denunciar lo sucedido a unos policías que hacían recorridos de prevención por el lugar. A ellos fue a los primeros que les dijo que busquen a su hijo. Horas más tarde, y esta vez a personal de la unidad judicial Nº2 que fue a verificar los daños y los golpes que ella tenía, les volvió a decir que busquen a Leandro. "Quedesé tranquila que ya va a venir un móvil a preguntarle cómo estaba vestido su hijo”, le dijeron. Esa misma frase la escuchó dos horas después, alrededor de las 00 horas del mismo 9 de septiembre, pero esta vez de boca de gente de la División de Investigaciones, pero nadie iba. Como a las 2 de la madrugada, Félix Moreno, el "Loco la antena”, con la hermana de Rosa Vera, fueron a su casa y le advirtieron: "Tu hijo está todo golpeado y cortado, se lo llevaron al norte".
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Procesado. Edgardo Bulacio, a la salida de la ampliación de acusación.

Te Puede Interesar