domingo 22 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Lo bueno, lo malo y lo feo

Cerró otra escuela en Catamarca

"Si no puedo, por un lado, estimular los sueños imposibles, tampoco debo, por otro lado, negar a quien sueña el derecho de soñar". Paulo Freire.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
8 de marzo de 2022 - 00:05

MARZO DE 2022: LA ESCUELA ABRE SUS PUERTAS ESPERANDO A LOS ALUMNOS

Ambato es uno de los departamentos más pequeños, tiene 1.761 km2, se ubica en la llamada región Central de Catamarca. La cabecera departamental es la localidad de La Puerta y administrativamente se divide en cuatro municipios: La Puerta, Los Varela, Las Juntas y El Rodeo.

Según el Censo Nacional 2010 tiene 4.463 habitantes. La edad media es de 34 años (la mayor de toda Catamarca).

Chuchucaruana es un distrito/localidad/población rural ambateña y se encuentra en lo que se conoce como Ambato Norte, a 5 km al Este de Los Varela (cabecera de la jurisdicción municipal) y a unos 50 km de la Capital (dato importante para entender algunos procesos demográficos). Según el último censo cuenta con 73 habitantes.

Este pueblo tiene su escuela, la N° 329, que el 29 de septiembre de este año debería celebrar 103 años de vida. En 2019 se celebró su centenario con una fiesta popular de la que participaron autoridades municipales y provinciales.

La semana pasada todas las escuelas comenzaron las clases.

En Chuchucaruana la directora, maestras y personal de servicios generales prepararon y arreglaron la escuela para recibir a los alumnos.

No fue ninguno.

UNA LARGA HISTORIA DE DESATINOS

El año pasado la escuela tenía una matrícula de 4 alumnos y ya entre los chuchucaruanos se corría el rumor que 1 alumno se iba del pueblo, por lo que esperaban para el ciclo lectivo 2022 a 3 alumnos.

Bueno, esos 3 chicos también se fueron del pueblo.

El primer fusible o alarma en esta larga y tortuosa cadena de responsabilidades es la dirección de la escuela, que debería haber realizado un seguimiento a través de los años para analizar la evolución de la matrícula. Supongamos que lo hizo e informó de la situación grave que se avecinaba.

Pasamos a la segunda alarma: el supervisor que debería haber monitoreado la situación y su evolución a través de los años, constituirse en el lugar, estudiar la problemática e informar a su superior. Supongamos que lo hizo e informó de la problemática que se estaba gestando.

El siguiente, tercer fusible, es el director de Nivel Primario, que me imagino se preocupó por la problemática. Debería haber estudiado la situación e informado a su superior.

Así llegamos a la cuarta alarma: Secretaría de Educación, donde las responsabilidades son muy importantes; me imagino que informó a su superior y armó una batería de acciones.

Así llegamos al quinto fusible, la frutilla de la torta: el Ministro de Educación.

Veamos el derrotero.

En 2013 la agrupación política La Cámpora de Catamarca, según un parte de prensa publicado, fue a la escuela de Chuchucaruana y pintó la fachada, el interior, los pizarrones y se entregaron utensilios de cocina y vajilla. No era su obligación ni responsabilidad, pero nadie advirtió que casi no había alumnos.

En 2014, según el sitio web Catamarca.edu.ar, de un relevamiento llevado a cabo, había:

1 alumno en 1º grado,

1 alumno en 2º grado,

1 alumno en 3º grado

1 alumno en 4º grado,

2 alumnos en 5º grado y

1 alumno en 6º grado.

A nadie le llamó atención esta situación.

En 2018 y ante un pedido de las autoridades de la escuela, el senador de Ambato, Ramón Seco, gestionó en la Cámara de Senadores la donación de un termotanque eléctrico para la escuela. El propio senador fue a la escuela a entregar el artefacto y tampoco se dio cuenta de la situación.

En 2019, a instancias del senador Ramón Seco, el Senado de Catamarca declara de Interés Parlamentario, Cultural y Educativo los festejos conmemorativos del Centenario de la Escuela Provincial N° 329. Tampoco se dio cuenta de que los dedos de una mano sobraban para contar los alumnos.

En 2021 ex-Combatientes de Malvinas, padrinos de la escuela, viajaron a Chuchucaruana y donaron útiles escolares y elementos de limpieza.

SI UNA ESCUELA RURAL CIERRA ES UN DESASTRE PARA EL PUEBLO

¿Despoblación o despoblamiento? Si bien es cierto ambos términos se refieren a una disminución de la población, el primero (despoblación) alude a causas asociadas al aumento de mortalidad sin compensación por parte de la natalidad. En cambio, el despoblamiento es la disminución de población de un territorio pero motivadas por la emigración y sin compensación del crecimiento natural (Pierre-Jean Thumerelle, 1977).

Investigadores de la UNCA, encabezados por Gladys Zamparella y Valeria Batallán, en trabajos de campo llevados a cabo en 2012, 2014 y 2017, ya advierten sobre la disminución de la natalidad en el interior provincial y la singularidad en el comportamiento demográfico de Ambato, donde se intensifica el proceso de envejecimiento poblacional y peor aún: tuvo un crecimiento NEGATIVO durante el último período intercensal.

En este punto surge la pregunta: ¿el proceso de envejecimiento de Ambato (que incluye a Chuchucaruana) es causado por la despoblación o por el despoblamiento? Para ello hay que repensar la espacialidad del mencionado proceso e indagar en sus posibles causas.

En el área de Chuchucaruana se intensifica el proceso de envejecimiento poblacional. Al comparar los dos últimos censos se advierte la disminución de la población pasiva transitoria (0 a 14 años) y el aumento de los activos (15 a 64 años) y pasivos definitivos (más de 65 años). Ambato evidenció un crecimiento negativo de -1,3 % pasando de 4.525 a 4.463 hab (2001-2010).

La región Centro de Catamarca posee un índice de envejecimiento de 26,5%, y Ambato supera ampliamente el promedio, alcanzando 47,8%. Ello indicaría que por cada 100 jóvenes hay aproximadamente 48 ancianos.

Ya en 2003 el comportamiento de las estadísticas vitales a través de las tasas de natalidad y mortalidad señalaban un marcado descenso y en el último censo, un saldo negativo.

1999- 24,7

2001- 23,1

2003- 20,4

2006- 14,3

2010- 0,6

Esto actuaría como una justificación de despoblación de Ambato debido al crecimiento natural negativo de la población.

Es importante tener en cuenta que estas estadísticas de natalidad surgen del registro por departamento donde se produce el nacimiento y no por el lugar de residencia de la madre. Lo que quiere decir que muchas, casi todas las madres de Chuchucaruana, por la proximidad con la Capital, tienen a sus hijos en la Capital, pero un indicador infalible es la disminución de alumnos en la escuela del pueblo.

En 2015, Chuchucaruana tenía 165 habitantes, de ellos solo había 25 niños entre 0 y 14 años.

Encontré por ahí, de casualidad, las glosas del acto escolar del 20 de junio de 2013 de una escuela de Ambato, donde los niños de 4º grado prometen fidelidad a la bandera de la Patria. En una parte del texto se va nombrando una a una las escuelas del departamento y uno a uno los niños que prometen fidelidad. No había ninguno de la escuela de Chuchucaruana.

¿EL CIERRE DE UNA ESCUELA ES UN PROBLEMA EDUCATIVO?

Una escuela rural de esta Catamarca profunda que cierra, además de destruir a un pueblo, causa un efecto terriblemente negativo en cada uno de sus habitantes. La institución escolar es uno de los pilares más fuertes de una comunidad, siempre lo fue, es un referente de todos.

Ahora bien ¿es un problema o una falla de las maestras o de la directora? Claramente no. Una escuela que se queda sin alumnos es el emergente o la consecuencia final que ocurre o surge efectivamente como consecuencia de una mala acción u omisión. Es un largo, muy largo proceso que brinda a los gobernantes varias oportunidades de corregir el problema.

Si en una comunidad rural sus habitantes no avizoran un futuro medianamente promisorio, si escasea el trabajo, si no se fomenta la explotación racional de sus recursos, los oficios, habilidades, si sienten que sus gobernantes los dejaron librados a su suerte, un buen jefe de familia opta por emigrar a otros centros poblados donde sus hijos tengan a la vista un mejor futuro.

Desde hace muchos años los gobernantes y dirigentes cuentan con la suficiente información, datos y estadísticas, en tiempo y forma, que van perfilando la vida de un pueblo.

En 2019 estuvieron en la escuela autoridades municipales y provinciales cuando se celebró su centenario: Nadie advirtió que la población escolar era solo un puñadito de alumnos.

El más grave problema es que en Catamarca, ya son varias las escuelas que deben cerrar sus puertas por falta de alumnos.

En esta provincia todo funciona en compartimentos estancos. No hay interrelación. No hay una mirada holística.

La escuela Nº 329 de Chuchucaruana de Ambato desgraciadamente no es la única. Hay muchas Escuelas Nº 329 en todo el interior provincial. Chuchucaruana es solo una muestra de lo que ocurre en la Catamarca profunda.

No trabajan ni actúan en forma coordinada los distintos ministerios –y en Catamarca ¡hay 17!- ni los municipios.

La UNCa, a través de sus investigadores, produce interesantes trabajos y estudios sobre las distintas problemáticas que afectan a la provincia. Esos trabajos no son tenidos en cuenta ni consultados, siendo un material fundamental para proyectar políticas de desarrollo y sostenimiento de las comunidades. Los censos y las estadísticas solo sirven para ocupar estantes y bibliotecas (ejemplo: el Plan Estratégico Consensuado) y las gestiones se ocupan de armar un futuro con medidas oportunistas y cortoplacistas.

La antropología es interesante en este caso: Se trata de una disciplina que estudia la realidad humana, así como sus aspectos biológicos y sociales. Por lo tanto, podríamos decir que la antropología se encarga de estudiar la naturaleza, las formas de organización social y el pasado de los seres humanos, con un objetivo muy concreto: describir qué significa ser hombres y mujeres.

Se centra en el estudio de los diversos miembros de una sociedad, lo que también implica experimentar las tradiciones y costumbres de un determinado pueblo. Es integral pues intenta aunar todos los conocimientos acerca de los seres humanos, diferenciando la perspectiva antropológica de otras ciencias. Es comparativa, ya que busca las similitudes y las diferencias entre los humanos antes de pronunciarse sobre sus rasgos generales y es evolucionista, puesto que recoge los cambios acaecidos a lo largo del tiempo. En este sentido, habría que diferenciar entre la evolución biológica (es decir, los cambios que se transmiten genéticamente) y la evolución cultural (entendida como los comportamientos y creencias que se perpetúan a través de la enseñanza y el aprendizaje).

¿Analizamos la problemática de nuestro interior desde esta perspectiva?

Así no tenemos futuro.

J. EDUARDO AROCA

Catamarcano

Docente, escritor

Seguí leyendo

Te Puede Interesar