Lo bueno, lo malo y lo feo

Convenio OSEP-APOS, ¿sí o no?

lunes, 13 de enero de 2020 · 01:05

Señor Director:

Tiempo atrás me expresé a través de este medio refiriéndome a las falencias de la OSEP durante los últimos cinco años por no brindarnos cobertura  en La Rioja debido al conflicto con APOS. Lo que hasta el momento no me enteré por ningún medio es si existió solución alguna al respecto. ¿Algo utópico?

Sé que hubo uno que otro revuelo por actitudes un tanto rigurosas por parte del nuevo director y al respecto recalco: rectitud es una docencia; el rigor es autoritarismo. Desde las virtudes de la rectitud se logran objetivos imponiendo orden con prudencia y justicia; desde el rigor se logra sometimiento, sin tener en cuenta a veces las dotes del “conocimiento sensible y espiritual” (Platón)

Retrocedo a la gestión anterior de Cabur, resaltando el desempeño tanto de la señora Mariela Toloza  -cuestionada hasta hoy no sé por qué causa ni motivo aparentes– como la  del señor Figueroa y el señor Narváez, a quienes les solicitaba cada mes de diciembre por vía telefónica una carta de presentación que en solo pocas horas eran enviadas al sistema de APOS delegación Aimogasta ¿Se puede volver a tal sistema? 

Esto fue hasta el día en que “una piedra se nos interpuso en el camino” a los catamarqueños residentes en La Rioja,…y a la piedra no le importó ni los que tenemos hijos con discapacidad.
A veces es necesario obviar el pensamiento crítico dando lugar a la lógica para actuar y manejar un organismo público (más aún de salud) como corresponde, con prudencia, eficiencia y cátedra: “En el ámbito político de un Estado, si no se sabe controlar debidamente sus organismos, es como en la Física: si no se sabe controlar el núcleo atómico del plutonio, ambas cosas se convierten en un arma de destrucción masiva.

Nuestra misma Patria padece diversas patologías (sociales, políticas, económicas, etc.,etc.) desde hace décadas; más aún, cada Gobierno que asume promete una terapia con la cual –supuestamente- sería la adecuada para su cura. Lástima que la mayoría de las veces recetan el medicamento equivocado, y en esto hago hincapié: pensemos que cada cargo que se ocupa no es un trono ni un palacio de reyes, es un templo del cumplimiento del deber.

En una oportunidad, un señor Cúneo que estaba como delegado de OSEP en La Rioja me supo decir: “Don Herrera, no tan solo hago lo que debo, sino lo que puedo, sin recibir la respuesta que deseo” (de paso, cordial saludo al amigo).

A veces pensamos que existen situaciones que se asemejan a un callejón sin salida; y si no las encontramos ¿por qué no fabricar una? ¿Tanto cuesta hacer más llevadera la vida de los demás? Recordemos -incluyéndonos todos- aquella frase evangélica: “Cargáis cruces sobre los hombros de los demás cuando vosotros no sois capaces ni de tocarlas con un dedo”…y la gestión anterior nos cargó dicha Cruz, se lavaron las manos al mejor estilo Pilatos y se fueron, pero de algo quiero que los lectores estén seguros: no me rindo ni me resigno; no voy a pedir por favor una solución pronta a nuestra situación; la exijo como beneficiarios que somos. Antes de poner un ramo de flores en la tumba de alguien que muere a veces por la negligencia; vale más poner un ramo de respeto a la dignidad de los que estamos vivos.

Luis A. Herrera
Aimogasta, La Rioja

Otras Noticias