EDITORIAL

Señales positivas en la emergencia

jueves, 12 de diciembre de 2019 · 02:14

Una notable coincidencia se registró en el juramento de los ministros a nivel nacional y provincial. Los más aplaudidos fueron los que ocuparán las carteras de Salud: Ginés González García y Claudia Palladino, respectivamente. González García ya fue ministro, y tanto su gestión como su trayectoria son respetadas y valoradas por propios y opositores. En el caso de la ministra catamarqueña, accede al cargo de mayor jerarquía luego de una también reconocida carrera en el ámbito de la salud pública de la provincia, y goza de amplio consenso entre sus colegas y también entre el personal del Ministerio, en el que venía ocupando hasta ahora el cargo de subsecretaria de Asistencia en Salud Pública.

Es una buena señal ese consenso en el inicio de ambas gestiones, que tendrán como desafío prioritario revertir el proceso de degradación del sector operado en los últimos años básicamente por el recorte de las partidas presupuestarias nacionales. El presupuesto de salud representaba en 2015 el 2,3% del total nacional. En 2019 bajó al 1,7%. El ajuste afectó a todo el país. En Catamarca implicó, por ejemplo, fuertes recortes en el envío de medicamentos, prótesis, reactivos, drogas oncológicas y hasta insecticidas para luchar contra vinchucas y dengue, según anunciaron los funcionarios del Ministerio provincial en una conferencia de prensa que ofrecieron hace menos de tres meses, y en la que estuvo presente la actual ministra.

Palladino anticipó, el día de su asunción, que está en sintonía con el ministro de Alberto Fernández: “Con Ginés vamos a poder trabajar, fortaleciendo los programas que se debilitaron y seguramente va a innovar con alguna propuesta para mejorar la situación actual que tiene salud”, dijo, en declaraciones a la prensa.  

Dos medidas de fondo jalonan el inicio de la gestión nacional por decisión del presidente Fernández: devolver el rango del Ministerio al área y declarar la emergencia sanitaria. Esta última medida permitirá actuar “con prontitud” para garantizar medidas restringidas en la actualidad: la entrega de medicamentos y vacunas en el marco de los programas vigentes, fortalecer los trabajos territoriales, cuya continuidad se ha visto afectada, y hacer frente a los brotes de dengue y sarampión, una enfermedad que había sedo declarada desterrada hace casi dos décadas. 

Prioridad será garantizar el acceso a los sectores más vulnerados, entre ellos el de jubilados y pensionados con menor poder adquisitivo, a los medicamentos, que se incrementaron en los últimos cuatro años muy por encima de la inflación. González García, en su anterior gestión, creó los planes Remediar, que garantizaba el acceso a medicamentos ambulatorios para la población de bajos recursos sin cobertura de salud, y el Sumar, que brindaba asistencia sanitaria a embarazadas, niños, adolescentes y adultos mayores.

Los anuncios son positivos, por cierto siempre en el plano teórico. Será preciso, de todos modos, esperar que las medidas enmarcadas en los planes enunciados empiecen a ejecutarse. La crítica realidad y las malas experiencias recientes aconsejan por ahora prudencia. 

Otras Noticias