|| CARA Y CRUZ ||

YMAD, el arrendatario bobo

jueves, 14 de noviembre de 2019 · 02:08

Las sospechas por el acuerdo cerrado por YMAD para que Minera Agua Rica alquile la infraestructura de Bajo La Alumbrera en su emprendimiento, todavía en veremos y sin fecha concreta de inicio, obedecen a una lógica elemental: las instalaciones costaron 1.300 millones de dólares y las autoridades de YMAD las entregaron por un anticipo de 12,5 millones de la misma divisa. 

Anótese: Minera Agua Rica se ahorra una inversión de 1.300 millones de dólares en planta de tratamiento, mineraloducto, dique de cola para los residuos de la explotación, instalaciones en la terminal ferroviaria de Tucumán y el puerto de Rosario e infraestructura energética, entre otras cosas, por menos del 1% de ese valor y unos alquileres “a pillar”, de los que deberá descontarse el anticipo, cuando el emprendimiento se ponga en marcha, allá cuando las ranas echen cola.

Por qué las autoridades de YMAD procedieron a tamaña entrega, ya sabrán ellas. Mientras, los catamarqueños, al margen de cualquier justificativo que pueda esgrimirse, información en mano, tienen tema para reflexionar de acá en más. 

En lugar de administrar la posesión de la costosa infraestructura de Bajo La Alumbrera, cuya posesión por contrato le corresponde una vez que cierre la mina, para tratar de obtener una mayor participación en lo que producirá Agua Rica, asociándose en el proyecto, por ejemplo, los representantes de la Provincia en YMAD y el presidente de la firma la resignaron por monedas. 

Insuperable exposición de torpeza, abdicación que priva al Estado catamarqueño de una fuente de financiamiento insustituible.

La clave para comprender lo perjudicial de la maniobra está en la desproporción entre lo que a Minera Agua Rica se le permite economizar y lo que YMAD embucha. 

Si YMAD no hubiera habilitado el arrendamiento, Agua Rica debería costear la edificación de las instalaciones ¿Cuánto representan 1.300 millones de dólares en su inversión total prevista? 

Esta es la pregunta medular que las autoridades de YMAD deben responder: ¿en función de qué criterios se decidió ahorrarle a la multinacional tamaño gasto? En lugar de 1.300 millones de dólares, anotará en sus balances 12,5. Una papa que nadie en sus cabales habilitaría cambio de tan poco. 

Catamarca podría haber sido socia en la explotación Agua Rica, bajo el mismo modelo de Alumbrera, pero renuncia a tal posibilidad por una cifra insignificante. Las utilidades de YMAD por Bajo La Alumbrera triplicaron los ingresos por regalías.
Se sigue una tradición, ha de reconocerse: Agua Rica mantiene la posesión de los derechos sobre el yacimiento en Andalgalá a pesar de sus ostensibles incumplimientos. 

En rigor, el sugestivo arrendamiento de YMAD debe inscribirse en la larga historia de concesiones a la corporación multinacional, que viene especulando desde hace años gracias a las permisividades del Estado catamarqueño, que desistió de la chance de recuperar la posesión del yacimiento del mismo modo que ahora desiste de obtener mayores réditos por sus derechos sobre la infraestructura de Alumbrera.

Lo leonino del acuerdo detonó un escándalo en la Universidad Nacional de Tucumán. La ausencia de sus directores en la reunión donde los directores de Catamarca y el presidente aprobaron la propuesta detonó un escándalo de derivaciones imprevisibles.

La decana de Derecho de la UNT consideró que “las empresas mineras habrían hecho una simulación para extender el negocio; que desde una posición de predominio habrían hecho un ejercicio de dominación y dispusieron de la infraestructura de YMAD y comprometieron a la UNT hasta 2045, sin que haya beneficios claros. En la sesión del Consejo Superior del 8 de octubre habló de ‘saqueo’.”

Acá todavía nadie dice nada sobre el arrendatario bobo.

Otras Noticias