martes 21 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
De pasivo ambiental a activo energético

Sucio y eficiente

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de junio de 2022 - 10:21

La fertilización de cultivos y pasturas con residuos orgánicos de origen pecuario es una alternativa viable, que permite convertir un pasivo ambiental en un activo energético y así preservar el ambiente. Este es uno de los temas que especialistas del INTA –dependiente del Ministerio de Agricultura de la Nación– presentaron en Agroactiva 2022.

El equipo investigador del INTA realizó estudios en un establecimiento agrícola con criadero de cerdos ciclo completo de 500 madres y llegaron a resultados prometedores. “Con los efluentes de la producción porcina, luego de su tratamiento y estabilización, podemos fertilizar 110 hectáreas por año, lo que es equivalente al 25 % de la superficie requerida de maíz para la alimentación de estos”

En la actualidad, la producción animal en la Argentina evoluciona hacia sistemas intensivos y concentrados que generan una mayor cantidad de residuos sólidos y efluentes recuperables, que los especialistas denominan subproductos. Estos subproductos pueden ser provenientes de la producción avícola, porcina, de tambos y feedlots. Asimismo, los suelos de la región pampeana del país perdieron entre un 30 % y un 50 % del contenido inicial de materia orgánica, producto de la prolongada historia agrícola. En este contexto, Nicolás Sosa, especialista del INTA Manfredi –Córdoba–, explicó: “Esto se constituye en una oportunidad de convertir este potencial contaminante, residuos sólidos y efluentes, en un insumo estratégico de la producción que con un correcto manejo se convierta en una importante fuente de materia orgánica y nutrientes necesarios para el desarrollo de los cultivos”.

Nutrientes

“En promedio, entre el 60 % y 70 % de los nutrientes que forman parte de la ración no se transforman ni en leche ni en carne, es decir, se excretan a través de heces y orina”, expresó el técnico. De esta manera, agregó que el reciclado de estos nutrientes por medio del uso de subproductos orgánicos de origen animal podría contribuir en gran medida a mitigar esta deficiencia en la reposición de nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio. En este sentido, Karina García, especialista del INTA Barrow –Buenos Aires–, señaló que “dado que cada sistema productivo es diferente, su manejo y tratamiento de residuos orgánicos debe reflejar cada situación en particular”, y destacó que “desde el INTA apuntamos a evaluar y adaptar cada alternativa para cada caso”.

Los residuos generados presentan una enorme variabilidad en su composición y, por lo tanto, en el contenido de nutrientes para su posterior aplicación al suelo. Esto depende de muchos factores como, principalmente, el tipo de sistema productivo, su grado y forma de estabulación, en el caso de poseerlo, y el sistema de limpieza utilizado.

Agua

Este último es también influido por el consumo de agua que se realice, “aspecto en el cual siempre hacemos foco en realizar prácticas que apunten a un uso eficiente de esta”, sostuvo García. Por otro lado, además de los factores mencionados anteriormente, se debe contemplara el sistema de tratamiento existente, como así también el tiempo de estabilización de dichos efluentes, ya que influirán directamente en la calidad del subproducto a utilizar.

“Es importante que el productor conozca el volumen de efluentes generados en su sistema y su composición”, remarcó la especialista. De este modo, es posible adaptar el sistema de tratamiento en función de sus características, de las posibilidades de valorización y de los objetivos perseguidos, teniendo en cuenta los requerimientos operativos y económicos, de manera de asegurar que el sistema implementado sea sostenible en el tiempo. Dentro de las alternativas posibles a aplicar se encuentran el compostaje, lagunas de estabilización y biodigestión anaeróbica; tratamientos biológicos con diferentes grados de complejidad y requerimientos.

García sostuvo: “Con la gestión eficiente de recursos pecuarios dejas de producir un pasivo ambiental y lo transformas en un activo energético; ahí es donde está el real beneficio de un correcto tratamiento y disposición final de este efluente”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar