viernes 27 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Nuevos roces entre China y EE.UU.

Pekín tildó una reunión que Bush mantuvo con disidentes del país asiático como una grave intromisión en los asuntos internos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
31 de julio de 2008 - 00:00
PEKIN (DPA).- El gobierno de Pekín calificó hoy como una grave intromisión en los asuntos internos de China la reunión que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, mantuvo anteayer en Washington con cinco disidentes chinos.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Liu Jianchao, expresó hoy el fuerte malestar de China por la reunión de Bush con los disidentes Harry Wu, Wei Jingssheng, Rebiya Kadeer, Sasha Gong y Bob Fu.

Estas personas realizan actividades separatistas bajo el pretexto de los derechos humanos y la religión, y ponen en peligro la seguridad nacional y la estabilidad social de China, afirmó Liu.

Según el portavoz, con esta reunión Estados Unidos envió claramente una señal falsa a las fuerzas hostiles antichinas.

Estados Unidos -agregó Liu- debería dejar de utilizar los llamados problemas en materia de derechos humanos o religión para entrometerse en asuntos internos, a fin de evitar que las relaciones entre ambos países se vean afectadas.

Durante la reunión, Bush había discutido la situación de los derechos humanos en China y les había asegurado a los disidentes que durante su inminente visita a China para asistir a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos, el 8 de agosto, transmitirá un mensaje de paz, según informó la Casa Blanca.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar