jueves 23 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Causa penal iniciada contra el IPV en 2018

Vivienda usurpada: policías dijeron que actuaron bajo las órdenes de López Rodríguez

Los policías declararon en el marco de la denuncia penal. Dijeron que actuaron sin orden judicial, solo tras un llamado de Patricia López Rodríguez, hermana del actual diputado nacional.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
21 de junio de 2022 - 01:05

Se cumplieron ya cuatro años desde que Rita Toloza fue despojada de su vivienda y desadjudicada en tiempo récord. En ese momento se enfrentó a la burocracia de la administración pública y luego realizó una denuncia penal, y aunque por razones técnicas se planteó contra “autores desconocidos”, su desarrollo expone al Instituto Provincial de la Vivienda, que administraba en ese momento el arquitecto Dante López Rodríguez, hoy diputado nacional. La denuncia no avanzó hasta que el abogado de la mujer presentó un pronto despacho en Fiscalía 8, en donde se lleva adelante la causa. Así recién la semana pasada se tomó testimonio a policías que fueron a la casa de Toloza esa madrugada del 4 de abril de 2018. Los tres policías declararon que fueron a la casa por orden de Patricia López Rodríguez, hermana del administrador. Los abogados de Rita Toloza y lo que estaría desentrañando la justicia ahora es lo que se evidenció siempre, la mujer fue despojada con la excusa de que su vivienda, localizada en Valle Chico, debía ser preservada frente a un presunto intento de usurpación.

“En un pase de manos, el IPV pasa de situación de riesgo de usurpación, a violación de domicilio y puertas abiertas a la ocupación violenta utilizando la fuerza pública, a la que ordena el allanamiento de la vivienda sin la intervención de un juez con imperio para disponer de tan gravosa medida”, consigna el escrito presentado en Fiscalía General en abril de 2018.

Como la causa no avanzó, el abogado Samuel Aguiar, quien representa a la damnificada, presentó un pronto despacho en la Fiscalía de Instrucción Nº8 a cargo de Myriam López, quien se encuentra de licencia.

"No nos daban participación; llegó la pandemia, no podíamos mover el expediente por lo que nos movimos en pronto despacho y empezó a moverse", dijo Aguiar.

"Pedimos que la cite a declarar a (Patricia) López Rodríguez y a los policías que fueron a la casa esa noche. En ese marco dijo que fueron tres los policías que declararon: Matías Gabriel Agüero, Orlando Omar Ovejero y David Reynaldo Nieva. Los tres declararon que eran consignas del IPV que cuidaban las casas que estaban en construcción y las que no se habían habitado aún. Que recibieron un llamado de Patricia López Rodríguez, quien era en ese momento "encargada del personal policial que realizaba servicio adicional".

Agüero dijo que la noche del hecho recibieron un "llamado telefónico al celular corporativo de parte de la señora López Rodríguez" (...) y que ella le manifiesta que 'nos dirijamos hacia la calle 03 o 04 del barrio Valle Chico porque aparentemente estaban intentando usurpar la vivienda", declaró.

Dijo que se dirigió al lugar junto con otros dos policías en el móvil prestado del IPV. Una vez en el lugar, dijo, "pudimos constatar que la vivienda era de fácil acceso, estaba a oscuras y la puerta principal de ingreso estaba un poco entreabierta y a la altura de la cerradura se encontraba rota". Señaló que "en el interior había mobiliarios y electrodomésticos". Seguidamente afirmó que llamó a López Rodríguez para contarle la novedad y que la mujer les dio la orden de que se quedaran afuera de la vivienda. Además el policía manifestó que López Rodríguez les dijo que ella "iba a poner en conocimiento a la Policía y a la Unidad Judicial".

El derrotero

de la causa

4 de abril 2018 al mediodía, un policía impidió el ingreso de Rita Toloza y su hijo de 18 años a la casa que ambos habitaban en Valle Chico. Alegaron que la vivienda estaba en custodia por orden del Instituto Provincial de la Vivienda, porque los propios policías habían detectado un intento de usurpación. La puerta de la casa estaba rota, reventada. El jefe de la Comisaría de la zona le dijo a Toloza que no estaba al tanto del operativo. Días después, los policías aludirán un intento de robo.

En el IPV le dicen a Toloza que, a raíz de una serie de denuncias que aseguraban que ella no ocupaba la casa, se le había iniciado un proceso de desadjudicación. Sin embargo, no le permiten acceder al expediente. El 5 de abril, el titular del IPV, Dante López Rodríguez, es informado sobre la arbitrariedad. Promete ocuparse. Nunca más atiende.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Adhemar Capital. según la denuncia, la escribana era parte de la empresa.

Te Puede Interesar