jueves 25 de julio de 2024
Presidida por el obispo Luis Urbanc

Se realizó la Asamblea Diocesana en Emaús

El encuentro se concretó el sábado y congregó a unas 500 personas que proyectaron la acción pastoral.

El pasado sábado se llevó a cabo la Asamblea Diocesana, convocada y presidida por el obispo diocesano, Mons. Luis Urban, como una instancia para revisar, proyectar y estimular la acción pastoral en la Diócesis.

En este 2024 fue impulsada por el lema “Todos, íntimamente unidos, se dedicaban a la oración” Hch 1,14, a tono con el Año de la Oración convocado por el Papa Francisco.

Alrededor de 500 agentes de pastoral de las 31 parroquias, movimientos, instituciones y áreas pastorales, como también todo bautizado que quiso sumarse, religiosas y sacerdotes de los cuatro decanatos: Capital, Centro, Este y Oeste, de la diócesis, se dieron cita en el amplio salón Virgen del Valle de la casa de retiros espirituales Emaús.

Después de la animación a cargo del ministerio de música Yanai, se iniciaron las actividades con el ingreso de las imágenes de Nuestra Madre del Valle y del Beato Mamerto Esquiú, quienes presidieron esta jornada. Inmediatamente fue recibido el Santísimo Sacramento ante quien se realizó un momento de oración en torno a la lectura del Evangelio, reflexiones y cantos.

En la presentación y bienvenida, el vicario general, padre Julio Murúa, destacó la presencia de todos, especialmente de quienes llegaron desde el interior realizando un gran esfuerzo.

Remarcó que “el hilo conductor de nuestra Asamblea es afirmar y afianzar el camino de la sinodalidad que ya la hemos empezado. También queremos poner el acento en este Año de la Oración, que la Asamblea sea una oportunidad para volver a sumergirnos en la aventura de encontrar el gusto por la oración”.

Respecto del sentido de la Asamblea, dijo que “es un momento de gracia, un llamado a ser dóciles a la acción del Espíritu Santo, con la certeza que entre luces y sombras, el Señor nos acompaña y nos va conduciendo a la verdad plena, como dice el apóstol San Juan en su evangelio”. También consideró que “es una oportunidad para renovarnos espiritualmente, pastoralmente y también como personas, como instituciones con todas las estructuras que animan nuestra vida pastoral. La Asamblea nos invita a dar pasos nuevos que nos demanda una lectura atenta de los signos de los tiempos”.

Destacados expositores

Las dos primeras iluminaciones de la jornada se realizaron de manera virtual, con la presencia de dos destacados disertantes: Juan de la Torre, laico de amplia trayectoria, que reflexionó sobre “La Sinodalidad en la Iglesia y la familia”.

Luego fue el turno de Mons. Luis Marín de San Martín, religioso agustino español, obispo titular de Suliana y Subsecretario del Sínodo de los Obispos, quien desde Roma hizo presente al Papa Francisco en esta jornada; que tuvo a cargo una reflexion acerca del “Camino Sinodal, la preparación para octubre 2024. Cómo continúa el Sínodo”.

La otra iluminación estuvo a cargo del obispo Mons. Luis Urban, quien se refirió a “La oración como fundamento de la espiritualidad sinodal, en el marco del Año de la Oración”, a partir de la Carta Pastoral que elaboró como fruto de la Asamblea del año pasado, en la que se expresó la necesidad de meditar sobre la oración y que el Papa la propuso como materia de reflexión para este año.

Esta charla se complementó con un momento de oración en los grupos donde se dialogó sobre la necesidad de la oración en nuestras comunidades.

La jornada concluyó con la celebración de la Santa Misa, presidida por Mons. Luis Urban y concelebrada por los sacerdotes presentes, en la que se rezó por los padres en vísperas de su día.

Al finalizar la Eucaristía, el vicario general, padre Julio Murúa, agradeció a los miembros del Equipo de la Vicaría de Pastoral, responsable de la organización, como a todos los que colaboraron para la concreción de esta instancia eclesial con fuerte espíritu sinodal. n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar