lunes 24 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Tenis. Podría ser autorizado a jugar o recibir un duro castigo

Se define el futuro de Djokovic en una audiencia en Australia

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
10 de enero de 2022 - 00:30

Son horas de máxima tensión para Novak Djokovic en Australia. Hoy por la mañana (hora de Australia), el serbio se enfrenta a un tribunal en el marco de la apelación que presentaron sus abogados luego de que su visa fuera revocada al ingresar al país en virtud de las normas vigentes de COVID-19. Es un juez el que determinará si, finalmente, Nole podrá quedarse para disputar el primer Grand Slam del año o si será deportado. Esta segunda alternativa podría acarrear perjuicios aún más graves para el número uno del mundo.

Hoy se desarrollará la audiencia en la que el juez Anthony Kelly decidirá si le da la razón al tenista y cancela la anulación de su visado o si sostiene la decisión de las autoridades de negarle el ingreso al líder del escalafón. En caso de que el magistrado ratifique esta decisión de revocar el permiso, Nole podría sufrir un castigo aún mayor ya que podría impedírsele el ingreso a Australia hasta 2025.

El diario deportivo serbio Blic, citando fuentes fronterizas australianas, informó que “a una persona cuya visa haya sido revocada se le puede prohibir por un período de tres años que se le emita incluso una visa temporal”, lo que impediría la presencia de Djokovic en el primer Grand Slam del año hasta 2025. Cabe destacar que el serbio es el máximo ganador histórico del Abierto de Australia, con nueve títulos en su haber tras ganar las ediciones de 2008, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016, 2019, 2020 y 2021.

Según un informe de la agencia AFP, si el juez Anthony Kelly decide a favor de Djokovic, anularía la cancelación de su visado, que volvería a ser válido. Sería una victoria sensacional para Djokovic, escéptico de las vacunas, y un revés dramático para el gobierno australiano, que ha aplicado estrictos controles de Covid-19 en sus fronteras desde hace unos dos años.

Pero, si la audiencia se resuelve a favor del gobierno australiano, es probable que éste intente expulsar a Djokovic del país en el próximo avión que salga de Melbourne.

El número uno del mundo espera la definición de su futuro alojado en un centro migratorio ubicado en el antiguo Park Hotel, que tiene las ventanas herméticamente cerradas y del cual nadie puede entrar ni salir, solo puede retirarse el personal que allí trabaja.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar