viernes 24 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
carta al director

Recuperar el camino viejo a El Rodeo

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
24 de mayo de 2022 - 01:05

Señor Director:

En los primeros tiempos, hoy recuerdo, el barrio Norte estaba integrado por familias humildes, los vecinos y familias disfrutaban muy tranquilos los momentos de descanso, ayudándose en algunas tareas que surgían en oportunidades, dándose una mano al otro. La escuela, el juego de la pelota de trapo y otras actividades recreativas muy sencillas, también las tareas cotidianas del quehacer diario, como traer leña, trabajar la tierra, atender los animales, etc.

El respeto patriarcal fue siempre valorado. El camino a El Rodeo, Ambato, se inicia en avenida Belgrano esquina Maipú norte. La calle Maipú norte se destaca por iniciarse frente a la Escuela Normal, luego se cruzaba el arroyo La Florida, no tenía puente, era un gran arenal, como todo el sector, el barrio Piloto no existía; el camino continuaba por frente de la Cancha de Aviadores, seguidamente la capilla del “Señor de la Paciencia”, haciendo un rodeo estaba la quinta de citrus y un tunal de la familia Carabús, continuando a la par el “Pozo de Choya”, propiedad del señor José Noriega, luego el “Arroyo de Choya”, también sin puente, continuando el camino a la Gruta de la Virgen del Valle y siguiendo el camino hacia el puente “La Aguada”, de propiedad de Don Agustín Espeche, a 7 Km de la ciudad, se cruzaba el arroyo de San Lorenzo que llevaba agua permanentemente, que bajaba de la quebrada de dicho nombre. Se criaban cabras, vacunos, cabalgaduras, burros, etc. Continuando por este camino a la altura del Km 10 a 11 cruzaba el arroyo El Infierno, si mal no recuerdo, que baja por la quebrada desde el puesto de mi abuelo José Ignacio Sosa, conocido por “Fariñango”. Vuelvo al camino, en el Km 17 a 18 se encontraba el puente de Doña Rosa Leiva, en este lugar se criaban cabras, burros, vacunos, mulas y caballos, todos en campo abierto. Este lugar también se le llamaba “El Pie de la Cuesta” o El Carrizal. En algún tiempo se quemaba la piedra para hacer la cal. Comenzaba la subida a la cuesta, de muy difícil acceso por distintas variables en su recorrido, pero en el tiempo se abandonó esta recta.

Reparar el recorrido de este camino y cuesta por razones turísticas, creo, sería un gran acierto, ya que hoy necesitamos estos lugares con fisonomía propia y características distintivas y dar la visión de zona desértica que atraiga la curiosidad a numerosos turistas que desean conocer algo distinto.

El monte característico lo hace más interesante porque por falta de lluvia las plantas tienen un follaje de hojas pequeñas con ramas con espinas y su floración es de color amarillento y perfumada.

Entre las plantas del lugar nombramos: churqui, tata brea, palo azul; amarrillo, poleo, cedrón, tata tusca, quebracho, chinqui, quiscalura, cactus, jarilla, algarrobo, pichanilla, etc.

Espero que las autoridades de turno (municipales, provinciales o nacionales) tomen nota de esta propuesta y se interesen en recuperar esta ruta que vendría a darle un empujón más al turismo.

Hidalgo Ávalos

DNI 6.948.752

Seguí leyendo

Te Puede Interesar