domingo 29 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Preparar balde y cuchara

Las clases se iniciarán el 2 de marzo. Sería bueno, para variar, que todos las escuelas estén en condiciones óptimas para esa fecha...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
20 de enero de 2022 - 01:10

Si bien algunas voces sindicales empezaron con las clásicas fintas para poner en duda el inicio del ciclo lectivo, se anunció la fecha oficial: 2 de marzo.

El gobernador Raúl Jalil lo confirmó y dijo que espera llegar para entonces con el 90% de los estudiantes y el programa “Volvé a la Escuela”, lanzado por el ministerio de Educación para reescolarizar a los estudiantes que no pudieron permanecer institucionalizados o seguir clases en forma remota en la pandemia bien avanzado.

Sin restar importancia a estos factores, convendría tal vez comenzar desde ya a relevar el estado edilicio de las escuelas y las refacciones necesarias, cosa de que la reanudación de las clases no deba postergarse en algunas de ellas.

Sería una lástima que acontecimiento tan luminoso como el retorno a las aulas se empañe por falta de previsión. Hay tiempo para dejar todos los establecimientos al pelo y debe considerarse, aparte del derecho a trabajar y estudiar en ambientes adecuados de la familia educativa, lo quisquillosos que suelen ponerse los gremios con el estado de los mingitorios. No vaya a ser que se consiga acomodar la cuestión salarial a tiempo y se termine en postergaciones por manchas de humedad poco elegantes, caños a la vista, cables pelados y otras características de la arquitectura pública.

No es desconfiar de la aplicación del funcionariato educativo y de la cartera de Infraestructura y Obras Civiles, pero la experiencia marca lo inconveniente de dar lo obvio por sentado.

Ya el año pasado se produjeron varios inconvenientes con el inicio de las clases presenciales, debido a que nadie había advertido que los edificios no quedaban a salvo del deterioro con el simple trámite de cerrarlos, como podía suponerse que ocurría con los humanos y el coronavirus con el confinamiento. Todo el tiempo de suspensión lectiva transcurrió sin que se aprovechara para poner la infraestructura a punto para el día clave, pese a que ya se sabía del fracaso de las clases virtuales y la consecuente necesidad de apurarse a recuperar tiempo perdido.

Podría alegarse la novedad de la pandemia como excusa, pero períodos anteriores inducen la presunción de que se trata de una desidia estructural, pues el espectáculo de los trabajadores meta darle a la cuchara y el pincel hasta horas antes de abrir las puertas de las escuelas es tan tradicional como las amenazas de paro docente, al igual que las escuelas que demoran la largada incluso semanas porque no llegan a restaurarse.

De tal modo, como lo que abunda no daña, no estará de más avisar a Infraestructura y Obras Civiles que en un mes y medio hay que tener todas las escuelas en condiciones, por las dudas, entre tantas ocupaciones que tiene esta gente, no se enteren por los múltiples canales de información que hay.

Las clases se iniciarán el 2 de marzo. Sería bueno, para variar, que todos las escuelas estén en condiciones óptimas para esa fecha Las clases se iniciarán el 2 de marzo. Sería bueno, para variar, que todos las escuelas estén en condiciones óptimas para esa fecha

Los que nunca dejan de enterarse son los gremios, no para ver cómo contribuyen al inicio normal del ciclo lectivo, sino para asegurarse la presión en la pulseada salarial.

En tal sentido, SUTECA picó en punta y exige una recomposición salarial del 11% “que quedó pendiente de 2021, más la que corresponde a este año retroactiva al primero de enero, con cláusula gatillo permanente”, y adelantó que propondrá a los demás sindicatos un “no inicio del ciclo lectivo” por “los reiterados incumplimientos de eternos acuerdos paritarios”.

Juan Godoy, titular de la organización, cuestionó que el Gobierno convoque a “reuniones informativas” donde solo anuncia las medidas que tomará y no dé lugar al diálogo.

“Como ya fijó unilateralmente una determinada cifra para todos los empleados público, creemos que la única repuesta es la unidad de acción. En ese marco, tendremos que coordinar medidas entre todos los sindicatos estatales para que respeten la dignidad del trabajador”, advirtió, como si hiciera falta. Después de tantos años, el verso es más conocido que el Himno Nacional.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar