jueves 18 de abril de 2024
JUNTA DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE CATAMARCA Aportes N° 1 Año 2024

Malvinas en Catamarca Carlos Humberto del Valle Ibáñez

El 2 de abril de 1982 la Argentina se despertó con la novedad de que las Fuerzas Armadas, a cargo del gobierno de la Dictadura militar iniciada en 1976, habían tomado por asalto Puerto Argentino y por lo tanto habían tomado posesión de las Islas Malvinas.

Un halo de júbilo colmó el espíritu de todos los argentinos que, impulsados por la noticia, no dudaron en colmar la histórica Plaza de Mayo de la Ciudad de Buenos Aires para celebrar el hecho pero también para anoticiarse de los detalles de la “operación exitosa” de las FFAA argentinas para recuperar la soberanía de las Islas. En rigor, la soberanía nunca estuvo en duda ratificada por distintos resoluciones de organismos internacionales que no negaron la soberanía argentina pero sí discutían la forma de recuperar territorialmente la ocupación de ellas.

En el Regimiento 17 de Infantería Aerotransportada con asiento en Catamarca también nos tomó por sorpresa la noticia al punto que los soldados conscriptos de ese momento no entendíamos muy bien de qué se trataba y para muchos se anoticiaban de que existían las Islas Malvinas. Recuerdo que compañeros “colimbas” preguntaban a dónde quedaban.

El 31 de marzo de ese año se hizo el vuelo de bautismo para los soldados que habían aprobado el curso de Paracaidista Militar y el 02 de abril estaba previsto el “salto de bautismo”. Por cierto que el 01 de abril nos informan que el primer salto estaba suspendido hasta nuevo aviso.

El 02 de abril, luego de la formación habitual en la Plaza de Armas de “Regimiento 17”, el jefe de la Unidad, Cnel. Carlos Anchen, nos pone al tanto del hecho histórico de las FFAA en recuperar las Islas Malvinas y arenga a defender la soberanía nacional. Al volver a cada una de las “Compañías” reinaba una ambiente de debate, júbilo, alegría y demás, sin saber muy bien de qué se trataba. Lo cierto es que estábamos en guerra contra “Inglaterra” porque habíamos recuperado parte de nuestro territorio nacional hasta ese momento en posesión del usurpador Reino Unido.

Al pasar los días y al expandirse la información por los medios oficiales que se encargaban de presentar un escenario favorable del conflicto en el sentido político y bélico, la sociedad comienza a “movilizarse” de distintas maneras.

Desde el gobierno provincial se convocó a una concentración en la Plaza 25 de Mayo a todas las escuelas para que asistan con sus abanderados y a toda la sociedad para que escuchen el mensaje del Presidente de la Nación previsto para el mediodía de ese 2 de abril. De tal manera asistieron todas las autoridades oficiales, el obispo diocesano, los miembros y funcionarios del Poder Judicial, autoridades militares y policiales e incluso los exgobernadores Pacífico Rodríguez, Armando Casas Nóblega, Guillermo Brizuela y Hugo Mott.

El interventor federal del gobierno de facto Arnoldo Castillo manifestó a la prensa de la época que “este problema de nuestra soberanía, esta humillación de casi ciento cincuenta años ha terminado hoy 2 de abril. Muchos pensábamos que íbamos a morir sin tener la satisfacción de reivindicar esa parte tan querida de nuestro territorio nacional (…), hoy por decisión de la Junta Militar, se ha determinado que esta humillación termine. Que puede haber consecuencias o no, es parte aleatoria, porque si no se pone decisión en los actos, produciendo los hechos necesarios, no se logra nada. Tuvimos más de cien años de negociaciones que no han dado ningún resultado. En forma permanente hemos recibido esa afrenta que significa la fal¬ta de comprensión del Imperio y después de la nación, de no atender a nuestros lógicos y justos reclamos”.

Convocada por el Gobernador, se conformó una comisión denominada de “Soberanía Nacional” presidida por Castillo e integrada por los exgobernadores mencionados más representantes de las distintas expresiones sociales de Catamarca con el objeto de ayudar a la nación. Los invitó a dialogar y resolver cómo se puede ayudar a la Nación por el tiempo que sea necesario.

En esa Comisión se escucharon voces tales como las del exinterventor federal Gral. Guillermo Brizuela, quien expresó: “Como soldado, tal vez sea demasiado optimista pero el león inglés no va a llegar hasta las Islas Malvinas. Estamos resueltos a morir todos allí pero no vamos a entregar las Islas”. Mientras que el exgobernador Mott expresó: “Que en esta hora de importancia nacional (…) sea el paso, el puntapié inicial de todos los argentinos en el pleno derecho de la Constitución y en el pleno ejercicio de todos los derechos de su pueblo”. Incluso el Sr. Roberto Lavena, presidente del Radio Club, se aventuró a “pensar en la ocupa¬ción civil del territorio en cuestión. A esas tierras argentinas les debemos llevar la palabra argentina, la voz catamarqueña que falta ahí. Propongo que organicemos un grupo de gente que quiera integrarse a las Islas”.

Percibo en algunas voces de los actores convocados por el Gobierno una cierta candidez y desconocimiento similar al que nos invadía a los soldados del cuartel.

El día 7 de abril la sociedad de Catamarca se reúne nuevamente frente a la plaza principal de la ciudad Capital, en esa ocasión para despedir al contingente de soldados, suboficiales y oficiales del Ejército del Regimiento 17 de Infantería que había recibido la orden de movilizarse hacia la sede el III Cuerpo de Ejército con asiento en Córdoba, pero finalmente fueron divididos en tres grupos que fueron destinados a distintos puntos de la Patagonia, es decir, fueron aquellos veteranos de guerra identificados como “soldados continentales” que aunque no entraron en el denominado Teatro de Operaciones Malvinas (TOM) estuvieron en el llamado Teatro de Operaciones del Atlántico Sur (TOAS) constituyendo la reserva para entrar en combate en el momento que sean requeridos.

Una voz autorizada para rememorar los hechos en carne propia es la del suboficial mayor del Ejército Carlos Villegas, catamarqueño de cepa, luego de haber egresado de la Escuela de Suboficiales Sargento Cabral fue destinado al Regimiento 17 de Infantería y a los cuatro meses tuvo su bautismo de fuego en la batalla de Capilla del Rosario en 1974, donde fue herido en combate y permaneció tres meses en terapia intensiva y un año para recuperarse de esas heridas.

Quiso su destino que en 1982 fuera uno de los catamarqueños del Regimiento de Infantería Aerotransportada 17 que lucharon en las Islas Malvinas. Al respecto reflexiona en torno a si estábamos o no preparados para la guerra y refiere que “sí, por supuesto y estoy orgulloso y honrado de haber sido uno de los 10 del R.I.AEROT 17 que defendimos la patria en Malvinas durante tres días”. Esa guerra “para mí fue rendir un examen. No había cadena de alimentación, en la guerra no hay hambre, aparte porque si te movías 10 metros, el enemigo te detectaba tu posición”.

Suboficiales del Ejército en 1982

“Fuimos prisioneros en Puerto Argentino. Para un soldado, rendirse es un deshonor, tanto para nosotros como para ellos”. Comenta una hipótesis generalizada entre los combatientes al sostener que “las Islas estaban olvidadas, hacía 50 años que no se hacían reclamos. Entonces, si no la ocupábamos perdíamos la soberanía. Ése fue el motivo de la ocupación”. Al ser indagado si tuvo miedo de morir dijo que “una vez cuando cayeron unas bombas de gas, porque el objetivo de ellas eran que nos moviéramos para ser detectados”

“Ir a Malvinas fue una bendición de Dios”.

No estaba muy claro lo que se pretendía con la ocupación de Malvinas, lo que sí queda claro es la distancia existente entre la política y la sociedad. A partir de 1982 descubrimos el Himno a Malvinas, conocimos el archipiélago que la integran y constituyen, se exacerbó el nacionalismo criollo y al poco tiempo el país tuvo una nueva frustración, no solo bélica sino que esta desencadenó una nueva crisis política del régimen dictatorial y el principio de su final. Después de resuelto el conflicto en el mes de junio, comienza un nuevo proceso de transición a la democracia.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
el peso del ajuste cae con fuerza en provincias y municipios

Te Puede Interesar