jueves 26 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Sistema de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes

La implementación de ESI podría ayudar a frenar el bullying

Según se indicó, algunos chicos y chicas son acosados por su orientación sexual o por su aspecto físico.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
26 de marzo de 2022 - 23:11

El poema “Los niños aprenden lo que viven” de Dorothy Law Nolte, publicado en 1954 en un periódico de Los Ángeles, Estados Unidos, se convirtió, sin que ella se lo propusiera, en un himno de los padres para la crianza de sus hijos. La familia es la base y en los últimos años la escuela se convirtió en la caja de resonancia de la violencia. Las agresiones entre pares pasaron de ser peleas en el patio por un juego o un enfrentamiento. Hoy, el acoso escolar es una agresión constante, sistematizada. No sólo se trata de lesiones; a veces son bromas pesadas, de mal gusto; otras, comentarios hirientes o humillaciones.

No sólo hay un acosador y un niño o niña víctima de este acoso constante. También suele haber cómplices de estas agresiones y otros chicos que son indiferentes, que no deciden no intervenir para frenar esa situación de hostigamiento.

Días pasados, una denuncia por un grave hecho de acoso escolar en una escuela capitalina volvió a poner la atención en esta problemática. Eduardo Codevilla, secretario de Familia del Ministerio de Desarrollo Social -organismo que tiene a su cargo el Sistema de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes- comentó que se interviene en casos en los que el acoso, agresión o amenaza pone en riesgo la integridad psicofísica de los niños. “Los equipos interdisciplinarios de la Secretaría de Familia abordan estas situaciones a través de medios alternativos que pretenden promover una convivencia pacífica, libre de discriminación y violencia en el núcleo en donde surge el conflicto”, comentó.

En este sentido, señaló que muchas veces, a raíz de estos talleres, se detectan otras vulneraciones de derechos sumamente graves. Ante esta situación, resulta necesario activar dispositivos de trabajo interinstitucionales para garantizar el interés superior de niños, niñas y adolescentes según fuere el caso concreto.

“Se reiteran las situaciones de acoso escolar y agresiones verbales vinculadas a la discriminación por aspectos físicos o la orientación sexual. Por eso es importante la implementación de la Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas. También hay que destacar que no es una problemática generalizada. Advertimos que muchos padres toman conciencia, se preocupan y establecen canales de comunicación y confianza con sus hijos. Esto luego se traduce en conductas empáticas que ayudan a evitar discriminaciones con sus pares”, explicó.

Abordaje integral

Si bien la Secretaría de Familia es el órgano administrativo del Sistema de Protección, éste está integrado por varias áreas. Al respecto, Codevilla comentó que, en general, se suele trabajar de manera coordinada con todas las instituciones. “Bajo la órbita del Ministerio de Educación tenemos la suerte de contar con la Dirección de Mediación Escolar como herramienta de resolución de conflictos, con quienes hemos tenido muy buenos resultados en este tipo de abordajes. En las escuelas que dependen de la Municipalidad de la Capital también tenemos una Secretaría de Educación muy presente con la que a través de la Dirección de Políticas Sociales Educativas permanentemente estamos promoviendo acciones y estrategias en el ámbito escolar”, explicó.

Desde Mediación Escolar se informó que en lo que va del año ingresaron tres casos. Se trata, se remarcó, de casos muy concretos. A la vez, se aclaró que por lo general cada institución resuelve puertas adentro los conflictos entre pares con las herramientas que se brindan en las capacitaciones que hace el Ministerio. La excepción son los casos más violentos, que requieren otro tipo de intervención.

Además, teniéndose en cuenta que en el universo escolar pueden surgir o salir a luz varias situaciones –entre ellas bullying, acoso o abusos-, se actúa de acuerdo con lo establecido en el Protocolo de Actuación para Situaciones Complejas. A la vez, los docentes cuentan con el manual, a efectos de saber cómo proceder ante cada situación.

Desde que volvió la presencialidad el año pasado, el Programa de ESI retomó un trabajo presencial–interrumpido por la pandemia-. Así, se trabaja también con el Programa ENIA y una guía establecida por Salud con el enfoque para las escuelas, llevada adelante por el Ministerio de Educación. Se trabaja con talleristas y con personal capacitado en ESI, buscando siempre en todos los casos brindar herramientas que ayuden a prevenir y detectar cualquier situación compleja dentro del entorno escolar y actuar debidamente para preservar la integridad de niños, niñas y adolescentes.

“Si los niños viven con miedo, aprenden a ser aprensivos… Si los niños viven con ridículo, aprenden a ser tímidos… Si los niños viven con vergüenza, aprenden a sentirse culpables. Si los niños viven con ánimo, aprenden a confiar en sí mismos… Si los niños viven con tolerancia, aprenden a ser pacientes… Si los niños viven con amabilidad y consideración aprenden a respetar a los demás”, también dice el poema.

Teléfono

Ante la sospecha o duda de que chicos o chicas están siendo vulnerados en sus derechos, cualquier persona se puede comunicar a la Línea 102. El servicio es gratuito y anónimo.

Señales de alerta y qué se puede hacer

El bullying o acoso escolar es un tipo de violencia muy frecuente. Para los especialistas es fundamental que los adultos (madres, padres y docentes) no solo dejen de naturalizar la violencia, sino que sepan cuáles son las señales de alerta y qué hacer ante un caso. Consultada sobre esta temática por El Ancasti, Daniela Faerman Cano, asesora de Menores de Primera Nominación, consideró que, como primera medida, se debe diferenciar el bullying de una pelea en la escuela. “El bullying es un acoso sostenido y sistemático. El niño que sufre bullying no puede reaccionar y si encima lo hacemos sentir culpable porque no reacciona, de que todo esto se genera porque es él quien debe reaccionar y debe poner fin, le ponemos una carga muy pesada que no puede llevar, una responsabilidad”, advirtió.

La asesora comentó que se debe animarlo a que denuncie y ponga en palabras lo que está sucediendo, que tenga la confianza de contar a sus padres y docentes lo que está sucediendo. “Que sepa que si algo que está pasando está mal y le hace daño, hay personas que están ahí para ayudarlo a encontrar una solución pero no cargarlo con buscar la solución”, aclaró.

Algunos signos de alarma: evidencia de golpes, rasguños, arañazos o moretones; cambios llamativos en su humor o comportamiento y mostrarse más irritables, ansiosos o sensibles; baja autoestima; comienzan a estar más agresivos contra sí mismos u otros o, por el contrario, manifiestan un gran retraimiento.

Junto con el estrés y la ansiedad pueden aparecer signos aislados como dolores de cabeza, de panza, diarrea, cambios en la alimentación (pérdida repentina del apetito o una ingesta excesiva) e incluso tartamudeo. Durante la noche tienen trastornos del sueño. Pueden comenzar a hacerse pis en la cama o se los puede escuchar hablar dormidos.

Padecen el "síndrome del domingo a la tarde" que consiste en un rechazo contundente ante la idea de volver al colegio al día siguiente. Puede ir acompañado de llanto o dolores psicosomáticos. En los casos más graves, ideas de muerte o escapistas.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar