lunes 16 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

El brete de la minería

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
14 de mayo de 2022 - 01:15

El gobierno nacional y los gobiernos provinciales, no importa el signo político, de aquellas provincias donde la minería es, en la práctica o potencialmente, una de las actividades productivas más importantes, expresan abiertamente su intención de promover emprendimientos y atraer inversiones para explotar los recursos del sector. Esta unanimidad en ambos niveles de gobierno –no así en el nivel municipal, ya que hay intendentes que muestran resistencia a ese apoyo o plantean objeciones de tipo ambiental o económica- no se replica en la sociedad, donde las opiniones están divididas, y en algunas ciudades o localidades cercanas a algunos yacimientos la oposición a la minería es elocuente.

En Catamarca se expresa en forma insistente la intención oficial de impulsar la minería, aunque también subsiste en parte de la sociedad –el caso de Andalgalá es el más representativo- la postura contraria. La experiencia minera en la provincia desde que se puso en marcha el primer mega emprendimiento (Bajo de la Alumbrera) no fue la soñada. El impacto económico ha sido bastante menor a lo esperado, fundamentalmente por una dilapidación de los ingresos por regalías. Persisten, también, ciertos cuestionamientos de tipo ambiental, que sin embargo no se apoyan en datos científicos objetivos sino en posiciones ideologizadas, lo que atenta contra la licencia social.

El Gobierno nacional ha sostenido desde su asunción su intención de impulsar la producción minera como política de Estado. En un encuentro realizado días pasados en el marco del Día de la Industria Minera 2022, un evento realizado por la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, se esforzó en difundir estadísticas que corroboran el impacto positivo de la minería. Mencionó, por ejemplo, que “5 de las 10 localidades del país que mayor crecimiento tuvieron en los últimos dos años en materia de creación de empleo formal son localidades mineras”. Y sostuvo que “provincias como Catamarca, San Juan y Santa Cruz han creado empleo formal muy por encima de la media nacional en los últimos dos años. Es imposible entender eso sin la minería”.

Dijo además que “el sector empezó 2022 con 34.000 puestos de trabajo formales directos, la mayor cifra de la historia reciente del sector minero”. Y que, contando los empleos indirectos, son más de 80.000 familias que viven de la minería”.

Para el Gobierno nacional, el desarrollo de la minería solucionaría parte de los problemas económicos de la Argentina, que se encuentra entre los países del mundo que más recursos posee, pero a diferencia de otros, con un bajísimo nivel de explotación. El problema, otra vez, es la falta de acuerdo social en algunas comunidades por la cuestión ambiental.

La versión oficial, que sostienen el Gobierno nacional y todos los provinciales, es que la minería argentina tiene en la actualidad estándares ambientales muy por encima de la media de las actividades productivas, además de una altísima formalidad laboral y salarios muy superiores a la media nacional.

Resulta muy difícil pensar el desarrollo nacional sin la minería, pero también impulsar la actividad si ésta no goza de licencia social. El brete lleva décadas.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
desde 2020 fueron denunciadas ocho empresas por presuntas estafas

Te Puede Interesar