sábado 25 de mayo de 2024
Desde el Ministerio de Seguridad

Aseguran que el sistema de dispositivo dual es 100% eficiente

Sólo se usan para casos de violencia intrafamiliar o de género. En la provincia hay 39 pares activados.

En el año 2021, la Justicia de la provincia de Catamarca colocó por primera vez una tobillera electrónica o dispositivo dual de protección a la vida y a la integridad psicofísica de las víctimas de violencia familiar o de género. Mientras que en otras provincias del país llevaban años implementando esta tecnología –por ejemplo Córdoba comenzó a usarla en el año 2017–, en Catamarca los pocos seguimientos o controles que se realizaban a los violentos se llevaban a cabo en forma presencial, afectando a personal policial. Desde el Ministerio de Seguridad provincial, aseguran que el sistema es 100% efectivo y seguro. En diálogo con El Ancasti, el director de Coordinación y Ejecución, Emiliano Carignano, explicó que por cuestiones de protocolo el Gobierno Nacional envía de a cinco dispositivos por pedido. “Hasta enero de este año, estuvimos monitoreando a 54 parejas y pasamos a 39.

Lo mejor de todo es que en dos años, no registramos femicidios, lo que nos da un éxito de 100%”, aseguró. En cuanto a la distribución de los equipos, el departamento Capital es donde hay más dispositivos instalados. Le siguen La Paz, Tinogasta y Santa María. “Es un dispositivo de monitoreo a través de GPS que porta la víctima y dos dispositivos que debe llevar el agresor, compuesto por un equipo que funciona como celular que se vincula a una pulsera o tobillera electrónica que va colocada preferentemente en una de sus extremidades inferiores”, agregó. Indicó además que se les dice “duales” porque las dos partes afectadas, víctima y victimario, tienen dispositivos que son monitoreados permanentemente por el Centro de Monitorio del SAE 911.

Los equipos que le son entregados a cada parte, van acompañados por un cargador. Explicó que el agresor tiene la obligación de portar el GPS en forma constante o mantenerlo a no más de 10 o 15 metros de distancia para que no se interrumpa la vinculación con la tobillera y se evite así se active la alarma en el SAE911. “La víctima también debe portar el otro celular que se activará cuando el agresor esté a una distancia que determine la Justicia y que nosotros recomendamos que sea no menor de un radio de 500 metros”, advirtió. “Por ejemplo, si las dos partes viven en un mismo inmueble y en un radio reducido, el sistema podría no ser exacto porque continuamente se activarían los mensajes o alarmas de primera aproximación que llegan al dispositivo de la víctima, a través de un mensaje de texto”, comentó. Dijo además que puede suceder que ni el agresor ni la víctima conozcan de la cercanía de uno y del otro y que ante esta situación, las alarmas se activan de inmediato y el SAE911 se comunica con la víctima y el agresor y les hace las advertencias correspondientes.

“Hay una comunicación continua con las partes a través de personal policial y telefónicamente. El sistema es muy efectivo porque la detección de la cercanía es inmediata. Por eso es tan importante que la víctima porte su aparato, para que ante una eventualidad el 911 se pueda comunicar con ella y el personal policial tenga tiempo de llegar al lugar y hacer el abordaje necesario”, remarcó.Hizo hincapié en que los dispositivos “no son un fin”, remarcando que “son un medio, una medida cautelar que aplica la Justicia, en forma preventiva, para que el agresor deje de ser agresor, que debe ser acompañada por otras medidas o actividades para lograr la resocialización del agresor y mejorarle la vida a la víctima”.Remarcó que el sistema se utiliza solamente en aquellas situaciones que la Justicia considera que son de alto riesgo para víctima de violencia familiar o de género, previa evaluación de un equipo interdisciplinario.

Sin embargo, señaló que la activación del equipo debe contar con la aprobación y la voluntad de la víctima, quien deberá portar su equipo en forma permanentemente, “lo que en cierta medida puede ser una carga porque le va a recordar que es víctima de violencia”. Se pudo conocer que el costo de los dispositivos y de su mantenimiento corre por parte del Estado nacional por la firma de un “convenio de colaboración”, y que Nación envía de a cinco equipos por vez, independientemente de la cantidad que la provincia pueda solicitar.

Demoras

Al ser consultado sobre las versiones de faltantes de dispositivos en el territorio provincial, Carignano admitió que “por cuestiones vinculadas al cambio de gestión en el Gobierno nacional y de organización administrativa, hubo faltantes de dispositivos porque se hicieron pedidos de dispositivos en diciembre del año pasado, cuyos envíos se demoraron”. Remarcó que por el faltante, “a los administradores de Justicia que solicitaron mediante oficios los equipos, se les informó que había una demora de Nación y se les aconsejó llevar a cabo otras medidas como pueden ser la implementación de rondas policiales, hasta el arribo de los equipos que cuando llegaron, de inmediato fueron colocados”.

Medidas

La tobillera cuenta con tres medidas de seguridad: un sensor que debe estar en contacto permanente con la piel; un sistema en la malla o cinta sujetadora que si se corta activa la alarma; y un sistema de trabas de cierre que une mecánicamente las dos partes de la malla. La malla se puede mojar y ajustar a conveniencia del agresor y todas las maniobras de colocación son realizadas por personal especialmente afectado a este servicio, que depende del Ministerio de Seguridad. Si bien la tobillera podría ser instalada en una extremidad superior –en la muñeca–, no es lo más óptimo ya que por los movimientos naturales de las manos hay más posibilidades de que los sensores se activen y disparen las alarmas en el 911. Por eso se prioriza la instalación en un tobillo.El agresor puede ducharse, tomar sol o entrar al mar y será monitoreado siempre y cuando permanezca cerca del celular y en zona con cobertura telefónica. Cuando desde el SAE911 se envía un mensaje, el sospechoso tiene obligación de contestar.El monitoreo es constante, las 24 horas, a través de sistema GPS y funciona con las líneas de las empresas Claro y Movistar que son las que más cobertura tienen en la provincia. En aquellos lugares donde solamente hay cobertura de Personal, los dispositivos no pueden ser utilizados porque no trabajan con esa empresa.

Roturas

“Ocurren permanentemente porque los agresores intentan desconectar las tobilleras. Entonces debemos cambiar el dispositivo y enviar el roto a la empresa que contrata Nación para que lo repare”, aseguró Carignano.

Falencias

“Nos pasó que en lugares donde debíamos instalar un dispositivo, una de las partes no contaba con servicio de energía eléctrica y por ende no podía cargar las baterías de los equipos. Entonces se debió recurrir a controles por parte de la Policía”, detalló.

Tobillera

Los dispositivos duales funcionan en forma diferente a las tobilleras electrónicas de detención que también son colocadas por el Ministerio de Seguridad a través del Servicio Penitenciario Provincial (SPP). Son dispositivos que se coloca a aquellas personas detenidas con prisión domiciliaria, a quienes se les fija un radio de acción y son monitoreados por GPS permanentemente.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar