miércoles 19 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

“Las personas que tienen peso en Policial no saben nada de fútbol”

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
28 de septiembre de 2006 - 00:00
El entrenador Dante Emilio “el Bocha” Peralta brindó detalles de su desvinculación del Atlético Policial, refiriéndose con duros conceptos hacia los integrantes del grupo gerenciador de la entidad de La Tablada en el Torneo Argentino B.

“Las personas que tienen peso en las decisiones internas de Policial (por los gerenciadores) no saben nada de fútbol”, afirmó Peralta, quien se encargó de diferenciar al titular “auriazul” Juan José Rivero, a quien definió como “un caballero”.

“El presidente Rivero, el vicepresidente y el tesorero siempre dieron la cara y, hasta último momento, fueron ellos los que vinieron a mi casa para acordar la desvinculación”, destacó Peralta, quien ayer recibió en la intimidad de su hogar a un cronista de Radio Ancasti.

En la oportunidad expresó que “algunas personas, cuando se sienten desplazadas, apelan a la palabra como herramienta de defensa, pero ése no es mi estilo. No quiero salvar los errores, al contrario, me hago cargo de todo, por eso prefiero decir que dejé Policial porque para mi gusto los resultados no eran los adecuados y asumo toda la responsabilidad. Soy una persona humilde y de chico me enseñaron que la humildad es una virtud y la soberbia es un defecto”.

Después de afirmar que “cualquier intento (por revertir la situación) iba ser estéril”, “el Bocha” indicó que “siempre me adecué a las situaciones, siempre me puse la ropita que me dio el club. Nunca puse el grito en el cielo por lo que faltaba, acepté muchas carencias sin quejarme y me brindé totalmente. Todos saben que empecé un trabajo de pretemporada con siete jugadores y catorce bajas, jugué trece partidos con catorce jugadores de campo y tres sin arquero suplente”.

“Todo eso aguanté sin quejarme, pero ésta era la oportunidad para dar un paso al costado”, remarcó Peralta, aclarando: “Pero no de la forma que pretendían algunos, que querían echarme como a un perro”.

Sobre las situaciones particulares que tanto parecen haberlo afectado señaló que “desgraciadamente, hay personas que tienen mucho peso en las decisiones internas del club (Policial) y que, casualmente, no saben absolutamente nada de fútbol”.

Detalló a continuación que “en Salta, el señor (Rafael) Bracamonte (integrante del gerenciamiento) me dio una desagradable sorpresa cuando lo vi sentado en la platea junto a un conocido técnico (Juan de La Cruz Kairuz), esperando que termine el partido para probarse la ropa que yo iba a dejar”.

“Como todas las cosas malas siempre se saben -agregó-, ese técnico estaba jugando a dos puntas, porque esperaba ponerse mi saco, pero como yo no me caí porque ganamos y porque los jugadores me pidieron que no los deje, él (por Kairuz) corrió para la otra punta (Gimnasia y Tiro de Salta), donde había renunciado Salvador Raguzza, pero no tardó en pinchársele la maniobra. Una, porque Policial ganó y la otra por cuestiones de su pasado”.

“Este ejemplo sirve para explicar por qué pasaron tantos técnicos (5) en Policial en tan poco tiempo”, sentenció Peralta.

De acuerdo con los dichos del “Bocha”, Kairuz parece ser el “técnico de cabecera” de los gerenciadores. “Ustedes no saben las veces que escuché hablar de Kairuz –dijo-, me llegaron a cansar; porque Kairuz de acá, porque Kairuz de allá, y digo: si este hombre hizo tantas cosas buenas y dio tantas alegrías, ¿por qué no se quedó en el club? Todos los días hablaban de Kairuz. Por qué se habrá ido, si es tan bueno y capaz… Creo que ese ejemplo marca la incapacidad con la que se manejan”.

Después también opinó sobre su sucesor: Andrés Donato Chazarreta. “Él es un señor -enfatizó-, no le calentó el celular a ningún dirigente como otros técnicos y con eso se ganó mi respeto eterno; como también se lo ganaron los jugadores que hoy tiene a su cargo y los que jugaron el Clausura pasado, que dejaron todo y nunca, pero nunca, nadie les reconoció nada”.



¿Pudo despedirse del plantel?, le preguntaron.

“No, no me dejaron despedir de los jugadores –respondió-, porque los gerenciadores me quisieron echar como a un perro. Al respecto voy a contarle una intimidad: la mayoría de los jugadores me habló antes del partido (con 9 de Julio de Morteros) para darme su apoyo incondicional y de hecho fueron ellos los que me pidieron que me quedara después de vencer a Gimnasia, en Salta. Por eso les agradezco todo lo que me dieron en este tiempo que estuvimos juntos”.



¿A qué adjudica Ud. estos manejos en Policial?, se le consultó después.

“A la falta de recursos”, afirmó en principio Peralta, para añadir: “Juan Rivero (por el presidente de Policial) y toda la dirigencia hacen lo posible, pero hay cosas que se manejan mal. Hay gente que tiene peso en las decisiones pero limitada por su ignorancia, no hacía las cosas como se deben hacer. Faltaban elementos de trabajo que, para ellos, no eran importantes; no querían dar los elementos necesarios”.

En otro segmento de la entrevista se le pidieron sugerencias para solucionar los problemas de Policial. Sobre el particular, aseveró que “la solución está arriba, porque se responde a un orden vertical. Yo tenía a mi cargo a los jugadores -ejemplificó-, arriba mío estaba la dirigencia, y la dirigencia, a su vez, tenía al lado, o arriba no sé bien, a los gerenciadores”.

“Cuando se emprenden grandes proyectos –puntualizó luego-, tiene que haber una organización y cada pieza debe estar en su lugar, cada uno en el sitio donde pueda aplicar sus conocimientos, respetar el trabajo del otro; de tal manera que los que no saben no entorpezcan la labor del conjunto”.

Finalmente, consultado sobre su futuro, Peralta aseguró que “por ahora no quiero saber nada de fútbol, y por eso le pedí a la gente de dos clubes que me hablaron que me den diez días para pensarlo mejor”.

“Junto a mi mujer tenemos planes para quedarnos a vivir en Catamarca -precisó- y si tomo un compromiso tiene que ser cerca de Catamarca”, lo que en cierto modo podría brindar tranquilidad a los dirigentes de Concepción Fútbol Club, que tras la renuncia de Pedro Olalla, también mostraron interés por los servicios del “Bocha”. Casualmente o no tanto, esta versión se fortalece con el anuncio hecho por la dirigencia del “cuervo” del sur tucumano de que, en los dos próximos partidos, el equipo estará a cargo del técnico interino Adrián Centeno. ¿Será el plazo que pidió Peralta?

De todos modos ésa será otra historia, ésta de Peralta en Policial ya se acabó.
Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar