martes 23 de mayo de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Mil ediciones, un millón de amigos lectores

Una permanencia que sólo es posible si se retroalimenta

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Los números redondos seducen, obligan, brindan referencias. ¡Alcanzamos las mil ediciones juntos!

Si bien el ejercicio del periodismo comporta, para el equipo de trabajo que semana a semana hace Revista Express, un verdadero oficio placentero más que una obligación laboral, hay que reconocer que se sacude un poco el espíritu cuando advertimos que hemos llegado al millar de ediciones. Al millar de tapas, a decenas de millares de páginas, a muchos más protagonistas en ellas. ¿A cuántas lecturas y relecturas?

No es poco. No es poco considerando que se trata de un hito empresarial, profesional y ¿por qué no? un mérito que conlleva innegables aristas culturales con el sello de una provincia que, en su historia de publicaciones no tiene a otra revista impresa que haya logrado tantísima permanencia.

No se trata de una permanencia per se, sino de un valor intangible que va de la mano del interés del lector, amalgamado en la fluida relación que en cada nota reaviva el comunicador con el entrevistado, y entre ambos con el público lector. En definitiva, estamos seguros de que nuestra vieja y querida Revista Express abraza la valoración justa que le dan cada uno de ustedes. Valiosos quilates de una experiencia que se retroalimenta y que, en definitiva, nos hace, cada semana, buscar en los demás el intento de ser mejores personas.

Por ello, siempre es necesario agradecer el apoyo a Editorial Capayán, la empresa que le pone piloto automático a la producción de nuestras notas, así como a la calidad periodística y a la decisión ininterrumpida de salir a la calle para acompañar a Diario El Ancasti en el contacto con los catamarqueños.

Ojalá, por miles de ediciones más, nuestros lectores nos sigan permitiendo llegar a sus manos para compartir la vida y los sueños, expresar las inquietudes y necesidades y, por sobre todo, para expresar libremente lo que somos.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar