martes 28 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Estreno – Netflix

Thriller nacional con decepcionante final

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
26 de junio de 2022 - 01:00

3 estrellas

La Ira de Dios (Argentina, 2022) Dir. Sebastián Schindel. Guion: Pablo Del Teso y Sebastián Schindel. Con Diego Peretti, Macarena Achaga y Juan Minujín.

Basada en la novela “La muerte lenta de Luciana B.” de Guillermo Martínez, La Ira de Dios es la segunda producción dirigida por Sebastián Schindel (El patrón, radiografía de un crimen), para Netflix –la primera fue Crímenes de familia (2020), protagonizada por Cecilia Roth–.

El argumento gira en torno a Luciana, interpretada por Macarena Achaga, una joven perseguida por una serie de misteriosas muertes en su círculo familiar.Su vida es una pesadilla, donde lo único constante es su creciente sospecha de que el responsable de las muertes es un enigmático escritor, su antiguo jefe, encarnado por Diego Peretti.

En ese derrotero, interviene el personaje de Juan Minujín, un periodista con aspiraciones a escritor, que empieza a indagar en los enigmáticos casos.

Con una estructura que posee saltos en el tiempo, la cinta comienza por el final para luego sumergirnos de lleno en la relación entre Luciana y su jefe.

Si hablamos de fortalezas, la película se luce en materia técnica, sobre todo en la puesta en escena, la fotografía, el montaje y la dirección de arte, la cual ya impacta desde los créditos iniciales.

Sin embargo, su mayor falencia radica en su guion que, contra todo pronóstico dentro del género, no posee giro de guion y es sumamente previsible.

Como consecuencia, la inexistencia de una sorpresa que le dé una vuelta de tuerca a la historia hace que su clímax pierda peso e impacto.

Lo que el filme se empeñaba (sin éxito) en poner en duda no hace más que confirmarse, dejando al espectador, quizás sabedor del género, con sabor a poco y con la certeza de que quizás lo que se imaginó era más impactante que lo que realmente sucede en la pantalla.

En materia de actuaciones, Minujín es el más convincente de todos, con un Peretti bastante contenido, donde todos parecen decir sus líneas de una forma bastante declamatoria, aspecto que no pasa desapercibido y provoca diálogos poco realistas.

Como conclusión, La Ira de Dios es una producción nacional que sobresale técnicamente, pero que en materia narrativa no ofrece sorpresas ni giros interesantes, aspectos que a los amantes del thriller dejarán muy decepcionados.

Lidia Coria

Twitter: @liXoria

Facebook: Cinéfilos a Bordo

Seguí leyendo

Te Puede Interesar