lunes 20 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Casa Caravati

"Paraísos fragmentados"

La obra de la artista Claudia Perrota, que alude a aquellos lugares que una persona construye para escaparse, se encuentra exhibida en el Museo de la Ciudad. Con la participación de Claudia Pucheta como artista invitada.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
22 de mayo de 2022 - 01:00

En sus palabras, Ruiz de Samaniego alude al “paraíso como aparición fulgurante de luz poética en medio de una existencia a menudo dañada, precaria o degradada”. Su intención, según dice, es “reflexionar sobre la imagen del paraíso, del paisaje salvado como un desgarrón en medio de la mortecina realidad”.

A su vez, Ruiz de Samaniego sostiene sobre la obra “el paraíso no sólo existe en fragmentos impensados. Hablan de temporalidad, mutaciones, renacimientos… De la invisibilidad de lo visible, la tierra, la vida… es un canto de lo presente y de lo que está por venir”. En este sentido, agregó: “El paraíso ocurre naturalmente, el Gestalt del silencio: el goce perpetuo de la energía que se incuba del punto de quietud. El paraíso es el ámbito fragmentado que permite que todo respire junto sin superponerse; lo que se ve, es sólo la revelación de la luz en el tiempo; y lo que se oye es solo el sonido que hace la luz cuando atraviesa a la luz. El paraíso es el cuerpo abierto, sin adentro ni afuera. Una dimensión de existencia asistida y sin embargo tan solo alcanzable al modo del fragmento”.

Con estas palabras, Ruiz de Samaniego, curador de la muestra hace referencia a las obras que se exponen en ella.

Por su parte, la artista Claudia Pucheta, partió de la obra de Perrota para contextualizar sus instalaciones. “Claudia habla de los paraísos, de lugares que uno puede crear para evadirse y de alguna forma ser feliz. En mi caso en mis intervenciones, hablo de escaparse”, comentó Pucheta en diálogo con Revista Express.

Además, comentó: “Trabaje con poco tiempo, ya que Claudia me llamo tres semanas antes y como me gustó mucho su idea me sume y comencé a trabajar, en algunos casos con instalaciones que tenia de antes y fui transformándolas”.

La primera instalación de Pucheta, se denomina “a escondidas con un hornero”, en ella trabajo con una especie de pecera que tiene agua y una fotografía de fondo. En la superficie hay un hornero de madera.

La obra que se sigue, fue denominada “purificador de lágrimas”. En ella trabajo con un mini laboratorio, una silueta de fondo que da la sensación de estar apoyada sobre él y plantas vivas debajo. “Está presente la idea de esconderse a llorar, también hay presencia de la ecología. Es un concepto de que las lagriman pueden tener un buen fruto”, destacó Pucheta.

La tercera obra, se llama “un momento sin anécdotas”, está trabajada con estructuras de maderas y también con materiales textiles. “Es un transparente en varias capas, hay una transparencia y una imagen que podría decir media parecida a mí, alguien que está escondida en el tiempo, que esta y no está, por la transparencia”, explicó la artista invitada.

Por otra parte, la última de sus intervenciones, es un homenaje a un amigo suyo que falleció días antes de la muestra. Se trata del maestro carpintero Guillermo Cano. A la obra la denominó “las edades del carpintero”. Se trata de círculos de manera, que tienen un cierre. Cada una de las piezas, tiene una intervención de la mano del hombre, hasta culminar con la elaboración de un juguete. “Esta la idea del nido, como un nuevo comienzo, un renacer, un tiempo circular como algo que cierra”, aseveró.

De esta manera, Pucheta participa de la muestra “Paraisos Fragmentados” que cuenta con una gran cantidad de piezas exhibidas. “Yo trabaje con el concepto de esconderme, un poco atravesada por el lugar en donde vivo, aquí cree mu mundo y es en donde realizó toda mi producción”, señaló finalmente la artista que habita un pequeño paraíso en San Pablo, en el departamento de Capayán.

Texto: Noelia Tapia López

Fotos: Dirección General de Cultura

Seguí leyendo

Te Puede Interesar