martes 25 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Estreno - Netflix

Mirar o no mirar arriba, esa es la cuestión

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de enero de 2022 - 02:05

4 (cuatro)

No Miren Arriba (Don’t look up, Estados Unidos, 2021) Dir. Adam McKay. Guion: Adam McKay y David Sirota. Con Jennifer Lawrence, Leonardo DiCaprio, Meryl Streep, Jonah Hill, Cate Blanchet, Ariana Grande, Mark Rylance, Timothée Chalamet. Apta Mayores de 16 años.

No Miren Arriba, el gran estreno de Netflix para despedir el 2021, no pasó inadvertido. Es más, generó críticas muy polarizadas: están los que la odiaron y dicen que es la peor película de Adam McKay; y otros que valoran los cojones que tiene para meterse con temas muy sensibles mediante la sátira.

Porque este nuevo filme de McKay no es una simple comedia, sino que se ubica dentro del terreno del humor negro para ridiculizar a los dirigentes políticos, la comunidad científica, los gurús de la tecnología y a toda la cultura pop de estos días, que desvían nuestra atención de lo que realmente importa: nuestro planeta.

La cinta comienza cuando dos astrónomos, interpretados por Lawrence y DiCaprio, descubren un meteorito que se dirige directamente a la Tierra. Por su tamaño, es lo que se conoce como un “asesino de planetas”, ya que su impacto puede exterminar toda la vida en el globo.

Los científicos se organizan inmediatamente para alertar al gobierno, pero al no tener la respuesta que esperaban, preparan una gira mediática para advertir a la humanidad de la inminente destrucción de la Tierra.

En ese derrotero, conoceremos a diferentes personajes interpretados por un reparto de estrellas, y una de las más destacadas es Meryl Streep como presidenta de los EE.UU.

Este argumento le sirvió a McKay para hablar, mediante la analogía, de temas más reales y urgentes como el cambio climático, la pandemia y hasta de la minería. Uno puede sustituir el meteorito por cualquier problemática ambiental y social, y la película es un espejo brutal y burlesco de cómo actuamos ante ellos: negligencia, ignorancia, indiferencia, banalización, imprudencia y la lista sigue. Y también refleja lo que NO hacemos, que es ocuparnos de frenar sus devastadoras consecuencias, como tratan de hacerlo los solitarios científicos del filme que gritan sin ser escuchados.

No es de extrañar que Leo DiCaprio, conocido también por su perfil ambientalista y por visibilizar los terribles efectos del cambio climático, encabece el elenco de esta producción. Como resultado, aquí pudo unir actuación y compromiso social para hacer un llamado de atención a todo el que quiera “mirar arriba”.

Porque si bien esta cinta no es perfecta –McKay nos satura con su edición frenética y desorganizada, y un guion demasiado largo – podemos confirmar que alcanzó su mayor objetivo: generar polémica y que todos hablemos (bien o mal) de ella.

Una vez un director de cine me dijo que “lo mejor que puede pasar con una película es hacerte pensar”, y No Miren Arriba definitivamente lo ha logrado.

Hasta ahora el filme -que también critica de fondo al patriarcado y al mismo cine catástrofe- tiene nominaciones a los Globo de Oro y Critics Choice Awards, anticipando que se le avecina una muy buena temporada de premios, aunque todavía falta saber qué importancia le darán los próximos premios Óscar.

Lidia Coria

Twitter: @liXoria

Facebook: Cinéfilos a Bordo

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar