miércoles 18 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Leoncio Raúl Peralta

"Mi vida se hizo palabra"

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
27 de marzo de 2022 - 01:10

Nació en Real del Padre, provincia de Mendoza, y llegó a Catamarca en su carrera militar para dirigir la farmacia del Regimiento de Infantería Aerotransportado 17. Una vez que se retiró, instaló la propia en Fray Mamerto Esquiú, la primera en esa localidad. Fue su primer intendente y el impulsor de su monumento, y todo lo recuerda en un libro con sus memorias.

De origen mendocino y agricultor de profesión, Leoncio Raúl Peralta llegó a Catamarca por su carrera militar y se convirtió en un hombre clave dentro de la historia del departamento Fray Mamerto Esquiú. Instaló la primera farmacia, fue su primer intendente e impulsó la comisión que construyó su histórico monumento en Piedra Blanca. Cuenta su historia en un libro que se terminó de imprimir a fines del año pasado.

“Al llegar a mi retiro como militar estuve un tiempo en la Farmacia Nadal y droguería Catamarca. Tenía buena relación con el gerente, Neyid Morcos, y un día le comenté que Fray Mamerto Esquiú no tenía farmacia, que me gustaría instalar una”, recuerda en su libro.

Así fue que consiguió un salón y una vivienda en Piedra Blanca, justo frente a la Casa Natal de Mamerto Esquiú (a quien admiró desde su niñez, según cuenta). “Tuve que rendir para director técnico de farmacia porque no podía pagar un farmacéutico, y gracias a Dios abrí las puertas el 26 de abril de 1962, con atención permanente y primeros auxilios, en épocas en las que no había médicos y todo pasaba por la farmacia”, rememoró.

Peralta participó también de la creación de la Delegación de Las Pirquitas en 1970, le dio categoría de Intendencia a la Delegación Municipal de San José en 1972, creó el Rotary Club de Piedra Blanca que funcionó por una década, un Taller de Artesanos, fundó el partido político “Renovación departamental de FME”, participó de la asociación automovilística que gestionó el kartódromo de Payahuaico, presidió el Club Defensores de Esquiú en los 90, entre otras actividades.

El Monumento a FME

Leoncio Raúl Peralta organizó en 1975 la comisión que trabajó para concretar esta obra. La misma estuvo presidida por Herman Lídoro Zalazar, e integrada también por el propio Peralta, Armando Raúl Bazán, Elías Urbano Seleme, Gaspar Horacio Guzmán, Gerardo Pérez Fuentes, Ramón Ismael Ovejero, Raúl Reyes Rojas, Armando Arturo Paradela, Domingo Elizalde, Arturo Rojas, Luis Cayetano Romero, Cristina Rojas de Seleme, Estela Agüero de Rojas, Hilda Maidana de Valverde, Ricardo María Diego Moreno, Luis Alberto Cárdenas y los frailes Ramón Rodolfo López y Mario Fuenzalida.

Para su construcción la Municipalidad de la Capital colaboró con obreros, se alquilaron dos burros a un vecino, Leonardo Canciani, y trasladaron hasta la montaña los materiales de construcción de a 40 kilos por viaje. La estatua del fraile, hecha por el escultor Antonio Emilio Forner, llegó empujada por vecinos en un acoplado de la Cooperativa de Tamberos, envuelta en un colchón para soportar los golpes. La obra se inauguró en diciembre de 1976.

El libro

“Al encontrarme en el ocaso de mi vida, apostando en hacer realidad los sueños y propósitos en beneficio de la comunidad y agradeciendo al Todopoderoso, relato las distintas etapas de mi vida con la esperanza de que esta experiencia pueda ser útil y no sepultarla conmigo”, firma Peralta en la última página de su libro, en el que además agradece la participación de Sandra Elizabeth Solohaga, Mario Daniel Vera, Leandro Matías Villacorta Hidalgo, su hermana Ilda Amelia Peralta, y su esposa Irma Rodríguez de Peralta.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar