martes 27 de febrero de 2024
Mama Antula

Los milagros de la primera santa de la Argentina

Será canonizada hoy por el Papa Francisco. A lo largo de la historia se le atribuyeron dos milagros. Ya había sido beatificada en 2016 en Santiago del Estero.

La beata María Antonia de Paz y Figueroa, más conocida como Mama Antula, será canonizada el hoy 11 de febrero por el Papa Francisco y se convertirá en la primera santa argentina. Dos fueron los milagro atribuidos a ella: la curación de una hermana religiosa y la recuperación de un hombre de un accidente cardiovascular.

La ceremonia, que se llevará a cabo en la Basílica de San Pedro en el Vaticano, no solo destaca por ser un evento individual, sino también por ser la primera vez que una mujer argentina alcanza la santidad, convirtiéndose en un símbolo de fe y perseverancia para el país y el mundo.

Los milagros

El primer milagro probado por Mama Antula fue en 1905, con la curación de la hermana religiosa Vanina Rosa, de las Hijas del Divino Salvador, a quien le habría recuperado la salud gracias a su intersección. En 2016, María Antonia fue beatificada en Santiago del Estero por el papa Francisco, quien autorizó la publicación del milagro.

Solo restaba un milagro para que Mama Antula sea canonizada y reconocida en todo el mundo. Según contó la historiadora Graciela Ojeda de Río, la mujer logró la curación de un hombre que tuvo un accidente cardiovascular (ACV) en Santa Fe, y quien según los médicos no iban a poder curar.

“Le rezaron a María Antonia y se produjo el milagro de su curación. La historia clínica fue enviada a Roma para ser evaluada por nueve médicos distintos de otras partes del mundo”, detalló Ojeda de Río. Finalmente, aseguró que los especialistas no encontraron una explicación lógica a la curación y que la misma fue por participación de Mama Antula.

Su historia

María Antonia de San José, nació en 1730 en Villa Silípica, en Santiago del Estero. Proveniente de una destacada familia, inició su vida religiosa después de evitar su matrimonio arreglado a los 15 años. En 1760, reunió a un grupo de mujeres jóvenes y se dedicó a ejercer la caridad.

En 1774, fundó la Casa de Ejercicios Espirituales de Buenos Aires, donde se dedicó a la evangelización y a la formación de mujeres jóvenes. Mama Antula se destacó por su compromiso con los desposeídos y olvidados de la sociedad, desafiando las restricciones sociales de la época. Falleció en Buenos Aires en 1799 y sus restos descansan en la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced de Buenos Aires.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar